Xavisik

Atlético Albalate, un club diferente

9 publicaciones en este tema

Publicado (editado)

Un nuevo entrenador en el barro

Mi vida siempre había girado alrededor de una circunferencia, concretamente la de una pelota. Desde pequeño había crecido con camisetas de fútbol a mi alrededor, gracias a la pasión de mi familia por el deporte rey (fui socio del FC Barcelona antes de salir del hospital, recién llegado al mundo). Y así crecí, entre tanto estudio, quedadas con amigos, tonterías con chicas y demás, me fui empapando de fútbol y más fútbol. Una pasión que fue creciendo año tras año.

Intenté explotar al máximo mis posibilidades futbolísticas de futuro, pero mis dotes para estar sobre el césped no eran excesivos. Si alguna posibilidad tuve de continuar en este mundo, la genética me la robó. Cuando prometía como uno de los porteros con mejores reflejos del club dónde jugaba, el estirón no llegaba. Una primera temporada jugando en fútbol once con poco más de 1,30cm. de altura acabó por aniquilar mis expectativas. De hecho, no fue hasta los 16 años cuando alcancé una altura que, aunque tampoco fuera excesiva, me hubiera permitido seguir con ese camino.

Mi vida durante la post-adolescencia combinaba las clases de la universidad con los campos de fútbol. Estaba cursando la carrera de Periodismo y trabajaba para la Radio local, que en aquellos momentos se encargaba de tratar la información del CF Gavà (Segunda División B). Mi enamoramiento por los colores azulgranas me perseguía al largo de mi vida…

Entre todo aquello, veranos en el pueblo. Nunca guardé con demasiado cariño aquellos tiempos. Ni siquiera tenía ganas de recordarlos en aquél momento, pero todos se agolparon sobre mí, cuando estando sentado en la terraza de un bar llegó la llamada.

- “Buenas tardes, ¿eres Isaac, el chico catalán?”

+ “Si, ¿quién eres?”

- “Mira, se que te va a sonar un poco raro, pero tengo un trabajo para ti. En Albalate tenemos al equipo en la Primera Regional, pero nadie aquí tiene el título de entrenador ni se ve con corazón de poder tirar adelante la temporada…”

+ “¿Me estás ofreciendo que sea el entrenador de un equipo con jugadores que casi doblan mi edad?”

- “Así es. Piensa que no tenemos alternativa posible, si no el equipo tendría que bajar a Segunda Regional, y nos ha costado mucho llegar hasta aquí. Tú conoces el pueblo, y he estado hablando con los chicos y no tendrán ningún problema en acatar tus órdenes. Sabes mucho de fútbol y sería interesante llevarlo a cabo.”

+ “Ahora mismo no sé qué decir… ¿Y mis estudios?”

- “Te pagaremos la carrera en Zaragoza, así no tendrás que dejarlos. Será tu sueldo: la carrera y vales para restaurantes del pueblo. No podemos ofrecerte nada más, pero creo que está más que bien. Llámame cuando tengas algo claro”.

Clipboard02.jpg

El Atlético Albalate tiene sus particularidades, sino mirar la superficie del campo.

Aún no podía creer lo que había sucedido cuando ya estaba en el tren con las maletas para instalarme en casa de mis abuelos. Iba a tener que empezar 3 de carrera en un universidad que ni siquiera sabía dónde estaba y debía compaginar mis estudios con el cargo de entrenador del Atlético Albalate. Con 20 años y encargándome de un equipo amateur en el pueblo de mi familia paterna. Cualquiera creería que estoy hablando de una historia del Football Manager...

Editado por Xavisik
4 miembros les gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Me gusta el desafio

1 miembro le gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Publicado (editado)

2. Los inicios nunca fueron fáciles

Cuando llegué a Albalate no podía creer lo que veía con mis ojos. Me habían prometido un proyecto ilusionante, con ambición incluso de luchar por Tercera División y me encuentro un campo en el que cada segada es sinónimo de polvareda y unas instalaciones (vestuarios, iluminación...) de aquello más deplorables. Tocaba ponernos manos a la obra desde el principio. Por ello concerté rápidamente una entrevista con Manuel Martínez, el presidente de la entidad, el mismo que me había llamado apenas hacía dos semanas. En ella dejamos claro que el campo podría aguantar siendo de tierra durante esta temporada, pero que en un futuro debíamos mejorar las instalaciones. Tampoco podía ser que llegara aquí y lo cambiara todo, incluso, en cierto modo, creo que Manuel acertó no dejándome llevar la razón a las primeras de cambio.

En cualquier caso, lo más importante sería ver al equipo en acción. Acordé con los jugadores, con los que había quedado en el campo de entrenamiento sobre las 17:00, que en 30 minutos iban a disputar el primer partido de la temporada: un encuentro contra el juvenil del Atlético Albalate. Del partido saqué dos claras conclusiones: que tenía mucho (muchísimo) trabajo por delante si quería que este equipo llegará a cotas altas en la Regional Preferente de Aragón, y que Javier Gascón y Juan Pedro Dealbert, dos chicos de 15 años, formarían parte de la primera plantilla desde el día 1.

Perdido en medio de la nada (aunque reivindiquemos aquello de que "Teruel existe"), no sabía que hacer para encontrar jugadores que pudieran ayudarnos a dar un salto de calidad. En cualquier caso, me presentaron a Rodrigo Losada, un pontevedrés que vivía en el pueblo y sería mi ayudante. Ambos estuvimos hablando un rato sobre el equipo, y los dos acertamos a que con estos jugadores únicamente no íbamos a ningún lado. Entonces empecé a pensar, y lo primero que hice fue sacar al móvil. Llamada a Pau Soto, antiguo preparador físico del Alcoyano al que había conocido en una conferencia sobre fútbol y primer fichaje de la temporada a coste 0 (después ya me encargaría de que le dieran alojamiento gratis en el pueblo). Apuntalar al equipo desde la estructura de los trabajadores parecía lo primero que había que hacer, por ello también reclutamos a Alejandro Garrido, un estudiante de fisioterapia del pueblo que haría las prácticas con el equipo de forma gratuita, y Samuel Barbero, un ojeador que parecía conocer Losada y que nos haría informes sobre jugadores a los que fichar (Samuel era un apasionado del fútbol y nos prometió que aquello lo haría de forma gratuita).

Con los cimientos medianamente puestos, dejé el pueblo para viajar a Zaragoza. Tenía que hacer la matrícula para la Universidad y, casualidades de la vida, allí encontré la respuesta a todos mis problemas. Mientras esperaba en la pequeña sala de espera, en uno de los inmensos pasillos de la facultad, entablé conversación con un chico vasco que también parecía nuevo por la ciudad: 

- Buenas, me llamó Sotés, ¿y tú?

+ Yo me llamo Isaac, soy de Barcelona. Tú tampoco pareces de aquí...

- No, soy de Logroño. 

+ Gol en Las Gaunas.

- Bueno, ya veo que te gusta el fútbol. Pero seguro que no tanto como a mi. He venido a la ciudad con un amigo, Nachito, creo que está por allí, para hacer periodismo. Los dos hemos tenido que dejar el fútbol por venir a Zaragoza...

+ ¿Jugáis a fútbol y no tenéis equipo?

- Sí.

+ Me vuelvo a presentar entonces: soy Isaac, y por extraño que parezca, entreno al Atlético Albalate, un equipo de Regional Preferente. Si puedes venirte mañana por el pueblo, envíame un whatsapp al 698356472. Os espero para haceros las pruebas, si queréis.

No dejé prácticamente tiempo a la contestación debido a que escuché mi nombre por segunda vez desde el interior de una de las aulas de la facultad. Parecía que le había convencido, pero no lo tenía del todo claro...

Cuando al día siguiente me presenté en el campo de entrenamiento, me encontré a Sotés, Nachito, y dos chicos más que respondían al nombre de Santiago Montero y Marcos Torrano. Estos dos últimos eran amigos de Nachito, y los había traído sabiendo de la falta de jugadores (y de calidad) de la actual plantilla del Atlético Albalate. Saludé a los cuatro cordialmente y nos adentramos en la arena del terreno de juego. Sobre este pude darme cuenta de que teníamos a cuatro jugadores para ser titulares, si bien Nachito y Sotés todavía eran jóvenes y podían alternar incluso minutos con el juvenil, Torrano y Montero eran de lo mejor que íbamos a tener en el equipo. Al finalizar el entrenamiento, les firmé un contrato sin pensármelo dos veces. Eso sí, respetando las directrices de la junta directiva: en el Atlético Albalate nadie cobra por jugar al fútbol.

Pretemporada de luces y sombras

8hYFHP.png

La primera piedra en el camino en la pretemporada no iba a ser nada fácil. Nos tocaba recibir en casa al Sariñena, un equipo de Tercera División, que nos iba a dejar bien claro que la temporada no iba a ser nada fácil. De hecho, nos pasaron por encima con una superioridad que ni siquiera yo esperaba (confiaba en que la superficie de arena les dificultaría demasiado el juego), y caímos por 1-3 de forma estrepitosa. 

En el siguiente partido aprendimos la lección y obligué a los chicos durante los días previos a focalizar sus esfuerzos en la colocación defensiva: en un estadio como el nuestro, la portería a cero nos puede asegurar ganar el 75% de los partidos. Aún así, este no fue el caso. La visita del Cabanillas sacó a relucir otro de los graves problemas del equipo, la falta de puntería. Dos partidos, y aún no conocíamos la victoria.

Aún menos podíamos pensar que llegaría la victoria cuando nos tocaba viajar lejos de Albalate. Concretamente lo hacíamos al estadio del CD Pablo Iglesias, perteneciente al otro grupo de Regional Preferente Aragonesa. Pero, gran sorpresa, victoria por 0-1 con un auténtico golazo de Aumengual para llevarnos un sabor de boca impresionante de vuelta al pueblo.

El último partido antes de empezar la temporada parecía, sin duda, el más complicado de la pretemporada. Pese a ello, era necesario comprobar como habíamos ido adaptándonos al modelo de juego que quería imponer (durante los primeros partidos de Liga se verá más claro), y la visita del Illueca fue complicada, con derrota incluída para nosotros, pero con más puntos positivos que negativos. Teniendo en cuenta que era un equipo de Tercera División, competimos desde el minuto 1 hasta el 90 (llegamos al descanso con empate a cero), y tuvimos nuestras opciones: con 0-1 fallamos un penalti, y luego la expulsión de Javi nos acabó por condenar. 

El balance era positivo antes de iniciar la Liga contra el Fuentes, pero notaba que el equipo aún andaba cojo en la portería y en la banda derecha. Por eso estuve hablando con Samuel después del partido contra el Illueca:

+ ¿Sabrías de algún portero o jugador de banda derecha que estuvieran disponibles por la zona de Zaragoza/Teruel?

- Sí míster, tengo un par de jugadores controlados en cada posición.

+ ¡Y porqué no me habías dicho nada hasta hoy!?

- Pensé que no lo necesitabas, como no me habías comentado nada...

En cualquier caso, tampoco podía ser demasiado cruel con el pobre Samuel, que al fin y al cabo nos estaba ayudando gratis. Además, me pasó el numero de dos jugadores madrileños (Alberto Aragoneses y Ventura Redondo) que estaban actualmente sin equipo por Zaragoza y concretamos sus fichajes en un abrir y cerrar de ojos. De regalo con los dos, Óscar Ayala, un chico de Palma que estaba viviendo en el pueblo y que bajó a hacer las pruebas en el equipo una semana antes del partido. Parecía increíble, pero el joven tenía madera de jugador, por lo que lo firmé rápidamente. Con ellos, el equipo estaba completo.

XAFF68.png 

Plantilla con la que afrontaremos la temporada (falta Aumengual, un delantero centro que también parte como importante)

Editado por Xavisik
3 miembros les gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Me he enganchado. Que ganas tengo de que empiece la temporada ya... Mucho potencial, todos muy niños, veremos que somos capaces de hacer

Enviado desde mi Aquaris E5 mediante Tapatalk

1 miembro le gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Una plantilla joven y con mucho futuro.

Veremos como sacas al equipo del barro y lo llevas a la gloria.

Suerte con la historia, estaré atento a tus andanzas

1 miembro le gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Vamos Albalate vamos a por la tercera división juntos todos juntos el equipo y la afición vamos mi campeón....

Enviado desde mi SM-G920F mediante Tapatalk

1 miembro le gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

2. Inicio y caída en picado

D6HMkk.png

Un inicio muy bueno, y un tramo siguiente horroroso

Qué sensación la de saltar al terreno de juego para dirigir mi primer partido como entrenador. El estadio, con suficiente gente como para sentirme en un ambiente efervorecido, rebosaba aquél ambiente de fútbol de antaño. Saltamos con el mismo esquema que en la pretemporada, un 442 con las lineas bien juntas, intento replegar atrás y salir al contraataque. Y todo el trabajo se va al garete en la tercera jugada que nos hacen en el partido. Corría el minuto 6 cuando una mala basculación de nuestra zaga acaba con un remate cruzado al que nada puede hacer Aragoneses. Tocaba reaccionar rápido, así que decidí adelantar las líneas y pasar a un estilo más de control, esperando que nuestro equipo reaccionara a base de tener la pelota. Nos costaba entrar en el partido, no teníamos ocasiones, pero la primera que enganchó Gascón fue a barraca. Solo 10 minutos más tarde, Dani Gil nos puso por delante, y en el 33 de la primera ya vencíamos por 1-3 con un trallazo de Amengual. Luego solo fue cuestión de aguantar y certificar la victoria. Y que victoria, en uno de los presumibles equipos duros de la categoría y con sobriedad. 

La afición tenía ganas de recibirnos en la siguiente jornada, y nosotros de agradecer a los 20 aficionados que se desplazaron hasta Fuentes de Ebro las molestias por el viaje. Así que salimos al partido con una vocación más ofensiva que en la primera jornada, pero el armazón del Quinto se nos atragantó demasiado. Los minutos pasaban y las ocasiones se resistían. Decidí mirar el banquillo y di entrada a Santiago Montero, uno de los fichajes más ilusionantes del mercado veraniego que se había quedado fuera del once. Fue entrar y besar el santo, faltando 8 minutos para la conclusión, disparo desde la frontal enganchado a la cepa del poste y los tres puntos que se quedan en casa. 

Dos victorias en dos partidos. Y en el tercero la racha no se cortaría. Es verdad que sin ser un partido brillante logramos los tres puntos, pero en esta Liga nunca es fácil vencer a domicilio. Esta vez lo hicimos ante el Cella con un solitario gol de Marcos Torrano, pero los síntomas no eran buenos.

+ Llevamos 3 victorias en 3 partidos, pero ¿no notas como el equipo no se parece en nada al de los entrenamientos?

- ¿Pero que dices míster? Ni los más optimistas podían esperar un inicio así.

+ Es verdad, pero los resultados no lo son todo. Estamos teniendo fortuna en los últimos metros, pero cuando esta nos abandone podemos sufrir. 

Losada negó con la cabeza y se fue renegando de mi hacia el vestuario. Creía que el equipo estaba jugando de fábula, pero yo no podía opinar lo mismo después de lo visto sobre el verde (en nuestro caso la tierra) de los campos de Aragón. 

F25UFT.png

El inicio del Albalate fue glorioso

Por desgracia, el tiempo acabó por dándome la razón. Los albalatinos llegaron al estadio confiados para la visita de un Tauste que también llegaba como imbatido (2V-1E-0D), igual que nuestros jugadores, un error que jamás debimos cometer. En el minuto 3 ya perdíamos por 0-1, y a la media parte nos endosaban un 0-3. Intenté tocar todas las piezas, el estilo de juego, el dibujo... Nada salía. Nos llevamos un 0-4 y gracias, porque dispararon 23 veces (fallando un penalti incluso) por 3 nuestras. Un desastre.

+ Te lo dije Losada, joder. 

- Déjame en paz.

Como mínimo solo teníamos que esperar una semana hasta nuestro próximo partido. Decidimos poner el énfasis en la fase ofensiva del equipo durante la semana, ya que un paupérrimo balance de 3 chutes era inadmisible (cuidado, recibir 23 también era lamentable). La visita del Casetas fue el reflejo de aquello que le explicaba a Losada hacía dos semanas. Partido horroroso, no jugamos a nada, y victoria. Y que victoria, perdiendo 1-2 en el 85, y remontando como el Real Madrid en los últimos minutos. Aún así, el juego era una castaña, y me fui dándole vueltas a casa...

+ Necesito fichar a alguien con experiencia. ¿Que tienes por ahí, Samuel?

- Tengo un buen central. Tiene 38 años, pero creo que querría venir aquí si le ofrecemos alojamiento gratis.

Sí Samuel me recomendaba un jugador, yo lo fichaba sí o sí. Tengo confianza plena en los informes de Samu, y el fichaje de Óscar Rodriguez parecía el adecuado para el equipo. Su debut sería ante el Alcorisa, como visitante, y el partido... Jodido partido. Todo pintaba bien cuando el jóven Amengual volvía a ver puerta en la segunda parte (63') y nos daba ventaja, pero rápidamente la perdíamos (65'). Además, en 4 minutos, doble amarilla por expulsión de Dealbert y a aguantar con 10. Cuando mejor lo estábamos haciendo, entrada durísima a Santiago Montero.

+ No puede ser. Me cago en la puta. Jodido árbitro, ¿no has visto eso? Ha sido delante de tus narices. Lo tienes que haber visto. ¡Expúlsalo!

- Tú, el entrenador. Expulsado, te vas a la grada.

No podía creer que me expulsaran por culpa de defender a uno de mis jugadores. Santiago Montero no podía ni caminar después de aquella entrada a la altura de la rodilla. Los pronósticos se cumplieron después de la resonancia magnética que le hicimos en el Hospital más cercano al estadio: ligamentos dañados y 2 meses de baja. 

La presencia en el centro del campo de Montero era capital. El equipo se cayó sin él, y vinieron después dos empates consecutivos, ante el Gallur (1-1) y el Morata (3-3), con goles en el descuento para sacar dos puntos que eran totalmente innecesarios en nuestro objetivo. 

+ ¿Podemos traer algún recambio, Samu?

- Tengo un chico, no es el mismo perfil, pero bueno...

Después de la conversación, fiché a Iñigo Romero, una jóven promesa de 16 años que venía con el cartel de centrocampista recuperador. Pero ni con estas el equipo supo salir adelante. Pese a ello, con 7 partidos disputados solo 1 derrota en el casillero. 

Visita a Utrillas. De nuevo, gol al final para empatar de Sotés. Pero, un momento, queda por defender la última jornada. Hay que amarrar el punto. "El disparo de Royo... Gol del Utrillas". Joder, joder, joder. No puede ser. Con estos chicos no vamos a ningún sitio. Son demasiado inocentes. No puede ser.

Bueno, como mínimo, tenemos una visita a priori fácil ante el Sabadense. Aunque es verdad que el Sabadense encadena dos victorias, no había conocido los tres puntos en todo lo que llevábamos de temporada. Creo que es el momento de un cambio de esquema. Pasamos al 433. Se lo explico a los chicos en el vestuario:

+ Vamos a jugar con un 433 con dos extremos bien abiertos para generar peligro por las bandas.

- Pero míster, estamos acostumbrados a jugar con un 442...

+ Ya, pero aquí se juega a lo que yo digo. ¿Estamos?

Ni mis putos 20 años, ni ninguna tontería conseguiría pararme con mi objetivo. En Albalate se juega a lo que yo digo, y esa es la primera premisa. El partido comienza bien, tenemos oportunidades, pero la suerte no acompaña. Llegamos al tramo final con el resultado inicial... Chute, rebote, y gol en contra. Segunda derrota consecutiva. Los jugadores agacharon la cabeza cuando pasaron ante mi. No sabía que le pasaba al equipo.

OraWBN.png

La racha empieza a ser muy negativa para nuestros intereses... 

La prueba de fuego sería la visita del Mallén a nuestro estadio. Mantengo el 433, que a nivel de juego parecía que nos había dado un pequeño salto en cuanto a generación de ocasiones. Pero ni con esas. A la media parte perdíamos por 0-2...

+ Bueno, volveremos al 442. A ver si así...

- Gracias, míster, así jugaremos mejor, y más cómodos.

De ninguna forma. 2 disparos en todo el partido. Este equipo está muerto. Nunca había visto un equipo jugar peor. Cuanto trabajo queda por hacer. Y ya estamos a 13 puntos de la plaza de promoción. Incluso cuando me retiraba del estadio escuché algún silbido. Losada me tuvo que parar antes de encararme con un aficionado.

- Isaac, tenemos que jugar al toque. Al toque. 

Con la misma jodida frase estuvo el dichoso aficionado durante todo el partido. Así que me giré y le espeté:

+ A ver, estamos en Primera Regional, en un puto campo de tierra. No somos el puto Barça. Si tú crees que lo harías mejor, bajas aquí y entrenas tú. 

Tenía que darle muchas vueltas al proyecto. El equipo no juega a nada y empiezo a sentirme estancado. No se como sacar adelante esto. Tendremos que reunirnos todos y ver que podemos hacer. Aún así, nunca me planteo la dimisión. Este equipo tiene potencial. 

Editado por Xavisik
2 miembros les gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios
2. Inicio y caída en picado
D6HMkk.png

Un inicio muy bueno, y un tramo siguiente horroroso

Qué sensación la de saltar al terreno de juego para dirigir mi primer partido como entrenador. El estadio, con suficiente gente como para sentirme en un ambiente efervorecido, rebosaba aquél ambiente de fútbol de antaño. Saltamos con el mismo esquema que en la pretemporada, un 442 con las lineas bien juntas, intento replegar atrás y salir al contraataque. Y todo el trabajo se va al garete en la tercera jugada que nos hacen en el partido. Corría el minuto 6 cuando una mala basculación de nuestra zaga acaba con un remate cruzado al que nada puede hacer Aragoneses. Tocaba reaccionar rápido, así que decidí adelantar las líneas y pasar a un estilo más de control, esperando que nuestro equipo reaccionara a base de tener la pelota. Nos costaba entrar en el partido, no teníamos ocasiones, pero la primera que enganchó Gascón fue a barraca. Solo 10 minutos más tarde, Dani Gil nos puso por delante, y en el 33 de la primera ya vencíamos por 1-3 con un trallazo de Amengual. Luego solo fue cuestión de aguantar y certificar la victoria. Y que victoria, en uno de los presumibles equipos duros de la categoría y con sobriedad. 
La afición tenía ganas de recibirnos en la siguiente jornada, y nosotros de agradecer a los 20 aficionados que se desplazaron hasta Fuentes de Ebro las molestias por el viaje. Así que salimos al partido con una vocación más ofensiva que en la primera jornada, pero el armazón del Quinto se nos atragantó demasiado. Los minutos pasaban y las ocasiones se resistían. Decidí mirar el banquillo y di entrada a Santiago Montero, uno de los fichajes más ilusionantes del mercado veraniego que se había quedado fuera del once. Fue entrar y besar el santo, faltando 8 minutos para la conclusión, disparo desde la frontal enganchado a la cepa del poste y los tres puntos que se quedan en casa. 
Dos victorias en dos partidos. Y en el tercero la racha no se cortaría. Es verdad que sin ser un partido brillante logramos los tres puntos, pero en esta Liga nunca es fácil vencer a domicilio. Esta vez lo hicimos ante el Cella con un solitario gol de Marcos Torrano, pero los síntomas no eran buenos.
+ Llevamos 3 victorias en 3 partidos, pero ¿no notas como el equipo no se parece en nada al de los entrenamientos?
- ¿Pero que dices míster? Ni los más optimistas podían esperar un inicio así.
+ Es verdad, pero los resultados no lo son todo. Estamos teniendo fortuna en los últimos metros, pero cuando esta nos abandone podemos sufrir. 
Losada negó con la cabeza y se fue renegando de mi hacia el vestuario. Creía que el equipo estaba jugando de fábula, pero yo no podía opinar lo mismo después de lo visto sobre el verde (en nuestro caso la tierra) de los campos de Aragón. 
F25UFT.png

El inicio del Albalate fue glorioso

Por desgracia, el tiempo acabó por dándome la razón. Los albalatinos llegaron al estadio confiados para la visita de un Tauste que también llegaba como imbatido (2V-1E-0D), igual que nuestros jugadores, un error que jamás debimos cometer. En el minuto 3 ya perdíamos por 0-1, y a la media parte nos endosaban un 0-3. Intenté tocar todas las piezas, el estilo de juego, el dibujo... Nada salía. Nos llevamos un 0-4 y gracias, porque dispararon 23 veces (fallando un penalti incluso) por 3 nuestras. Un desastre.
+ Te lo dije Losada, joder. 
- Déjame en paz.
Como mínimo solo teníamos que esperar una semana hasta nuestro próximo partido. Decidimos poner el énfasis en la fase ofensiva del equipo durante la semana, ya que un paupérrimo balance de 3 chutes era inadmisible (cuidado, recibir 23 también era lamentable). La visita del Casetas fue el reflejo de aquello que le explicaba a Losada hacía dos semanas. Partido horroroso, no jugamos a nada, y victoria. Y que victoria, perdiendo 1-2 en el 85, y remontando como el Real Madrid en los últimos minutos. Aún así, el juego era una castaña, y me fui dándole vueltas a casa...
+ Necesito fichar a alguien con experiencia. ¿Que tienes por ahí, Samuel?
- Tengo un buen central. Tiene 38 años, pero creo que querría venir aquí si le ofrecemos alojamiento gratis.
Sí Samuel me recomendaba un jugador, yo lo fichaba sí o sí. Tengo confianza plena en los informes de Samu, y el fichaje de Óscar Rodriguez parecía el adecuado para el equipo. Su debut sería ante el Alcorisa, como visitante, y el partido... Jodido partido. Todo pintaba bien cuando el jóven Amengual volvía a ver puerta en la segunda parte (63') y nos daba ventaja, pero rápidamente la perdíamos (65'). Además, en 4 minutos, doble amarilla por expulsión de Dealbert y a aguantar con 11. Cuando mejor lo estábamos haciendo, entrada durísima a Santiago Montero.
+ No puede ser. Me cago en la puta. Jodido árbitro, ¿no has visto eso? Ha sido delante de tus narices. Lo tienes que haber visto. ¡Expúlsalo!
- Tú, el entrenador. Expulsado, te vas a la grada.
No podía creer que me expulsaran por culpa de defender a uno de mis jugadores. Santiago Montero no podía ni caminar después de aquella entrada a la altura de la rodilla. Los pronósticos se cumplieron después de la resonancia magnética que le hicimos en el Hospital más cercano al estadio: ligamentos dañados y 2 meses de baja. 
La presencia en el centro del campo de Montero era capital. El equipo se cayó sin él, y vinieron después dos empates consecutivos, ante el Gallur (1-1) y el Morata (3-3), con goles en el descuento para sacar dos puntos que eran totalmente innecesarios en nuestro objetivo. 
+ ¿Podemos traer algún recambio, Samu?
- Tengo un chico, no es el mismo perfil, pero bueno...
Después de la conversación, fiché a Iñigo Romero, una jóven promesa de 16 años que venía con el cartel de centrocampista recuperador. Pero ni con estas el equipo supo salir adelante. Pese a ello, con 7 partidos disputados solo 1 derrota en el casillero. 
Visita a Utrillas. De nuevo, gol al final para empatar de Sotés. Pero, un momento, queda por defender la última jornada. Hay que amarrar el punto. "El disparo de Royo... Gol del Utrillas". Joder, joder, joder. No puede ser. Con estos chicos no vamos a ningún sitio. Son demasiado inocentes. No puede ser.
Bueno, como mínimo, tenemos una visita a priori fácil ante el Sabadense. Aunque es verdad que el Sabadense encadena dos victorias, no había conocido los tres puntos en todo lo que llevábamos de temporada. Creo que es el momento de un cambio de esquema. Pasamos al 433. Se lo explico a los chicos en el vestuario:
+ Vamos a jugar con un 433 con dos extremos bien abiertos para generar peligro por las bandas.
- Pero míster, estamos acostumbrados a jugar con un 442...
+ Ya, pero aquí se juega a lo que yo digo. ¿Estamos?
Ni mis putos 20 años, ni ninguna tontería conseguiría pararme con mi objetivo. En Albalate se juega a lo que yo digo, y esa es la primera premisa. El partido comienza bien, tenemos oportunidades, pero la suerte no acompaña. Llegamos al tramo final con el resultado inicial... Chute, rebote, y gol en contra. Segunda derrota consecutiva. Los jugadores agacharon la cabeza cuando pasaron ante mi. No sabía que le pasaba al equipo.
OraWBN.png

La racha empieza a ser muy negativa para nuestros intereses... 

La prueba de fuego sería la visita del Mallén a nuestro estadio. Mantengo el 433, que a nivel de juego parecía que nos había dado un pequeño salto en cuanto a generación de ocasiones. Pero ni con esas. A la media parte perdíamos por 0-2...
+ Bueno, volveremos al 442. A ver si así...
- Gracias, míster, así jugaremos mejor, y más cómodos.
De ninguna forma. 2 disparos en todo el partido. Este equipo está muerto. Nunca había visto un equipo jugar peor. Cuanto trabajo queda por hacer. Y ya estamos a 13 puntos de la plaza de promoción. Incluso cuando me retiraba del estadio escuché algún silbido. Losada me tuvo que parar antes de encararme con un aficionado.
- Isaac, tenemos que jugar al toque. Al toque. 
Con la misma jodida frase estuvo el dichoso aficionado durante todo el partido. Así que me giré y le espeté:
+ A ver, estamos en Primera Regional, en un puto campo de tierra. No somos el puto Barça. Si tú crees que lo harías mejor, bajas aquí y entrenas tú. 
Tenía que darle muchas vueltas al proyecto. El equipo no juega a nada y empiezo a sentirme estancado. No se como sacar adelante esto. Tendremos que reunirnos todos y ver que podemos hacer. Aún así, nunca me planteo la dimisión. Este equipo tiene potencial. 

Ánimo! Los comienzos no son fáciles y no puto caso del toque toque. Pelotazo arriba, balones al espacoo.que se la coman los defensas y a tener oportunidades. Alguna meterán! Un saludo y ánimo crack

Enviado desde mi Aquaris E5 mediante Tapatalk

1 miembro le gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Nunca es tarde de volver a enderezar el camino. Hay que ser paciente nomas y las victorias empezarán a llegar.

PD: Con que estructura juegas?

1 miembro le gusta esto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Necesitas ser usuario para poder dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. Es fácil!


Registrar una nueva cuenta

Iniciar sesión

Ya tiene una cuenta? Inicie sesión aquí.


Ingresar Ahora

  • Usuarios viendo esta sección   0 miembros

    Ningún usuario registrado viendo esta página.