Jump to content

Érase una vez en... Riazor


Recommended Posts

Citar

"Llamádme Ismael. Hace unos años-no importa cuánto hace exactamente-, teniendo poco o ningún dinero en el bolsillo, y nada en particular que me interesara en tierra, pensé que me iría a navegar un poco por ahí, para ver la parte acuática del mundo. Es un modo que tengo de echar fuera la melancolía y arreglar la circulación. Cada vez que me sorprendo poniendo una boca triste; cada vez que en mi alma hay un noviembre húmedo y lloviznoso; cada vez que me encuentro parándome sin querer ante las tiendas de ataúdes; y, especialmente, cada vez que la hipocondría me domina de tal modo que hace falta un recio principio moral para impedirme salir a la calle con toda deliberación a derribar metódicametne el sombrero de los transeúntes, entonces, entiendo que es más que hora de hacerme a la mar tan pronto como pueda. Es mi sustituvo de la pistola y la bala. Con floreo filosófico, Catón se arroja sobre su espada; yo, calladamente, me meto en el barco. No hay nada sorprendente en esto. Aunque no lo sepan, casi todos los hombres, en una o en otra ocasión, abrigan sentimientos muy parecdios a los míos respecto al océano". — Herman Melville, Moby Dick

 

DATOS DE LA PARTIDA
 
Juego: 

FM 2016

Actualización: 
 

Update: 

Base de datos 2007-2008
 
Ligas cargadas y Opciones: 
 
 
dxwZcnY.jpg
Link to post
Share on other sites

dBHwkFw.png

LOTINA SUENA PARA SUSTITUIRLE

Caparrós confirma su salida del Deportivo de La Coruña

n2ZYzbx.jpg

21/06/2007

El técnico Joaquín Caparrós confirmó en rueda de prensa su marcha del Deportivo de La Coruña, con el que le restaba un año de contrato, y apuntó al "desgaste" y la falta de "la máxima ilusión" como razones principales de su despedida, al asegurar que no tiene equipo para entrenar la próxima temporada.

No obstante, el todavía entrenador del equipo coruñés subrayó que la relación con el presidente de la entidad, Augusto César Lendoiro, y el resto de la directiva continúa siendo "muy cordial" y dio su beneplácito a la posibilidad de que su sustituto sea el entrenador de la Real Sociedad, Miguel Ángel Lotina, al tiempo que no negó que el Athletic Club es un destino que le atrae.

"Mi despedida es por un tema de desgaste, y para afrontar este proyecto se necesita la máxima ilusión. Se trata de una decisión a nivel personal porque creo que es el momento más oportuno", explicó Caparrós en rueda de prensa.

"Conocéis a Augusto, es un hombre de proyecto y con las ideas claras que quería que cumpliera el contrato, pero yo le di mi razonamiento pese a que intentó convencerme hasta el último momento", subrayó el ex preparador del Sevilla, que insistió en la cordialidad que se manriene entre ambas partes.

El todavía técnico del Deportivo también dejó claro que no deja el equipo por que le haya surgido otra cosa: "A fecha de hoy no tengo equipo", aseguró. "Se habló del Levante, del Recreativo, el otro día un medio me mareó con otro equipo (el Athletic). Lo que a mí me gusta es entrenar como lo he hecho en los dos años que he estando aquí, disfrutando del fútbol, en un sitio donde me dejen trabajar como en La Coruña", añadió.

Dejó entrever que el Athletic sería un buen destino

No satisfechos con la respuesta de Caparrós, los periodistas coruñeses insistieron en la posibilidad de que su destino sea Bilbao. El sevillano siguió sin soltar prenda, pero reconoció que el club rojiblanco le resulta muy atractivo. "Qué duda cabe que es un club veterano con unas características muy especiales y con una afición con muchísimo sentimiento, que es algo que en el fútbol se está perdiendo. El Athletic es un club con mucho sentimiento", admitió.

Cuestionado por las supuestas conversaciones que su agente, Miguel Ángel Cermeño, ha mantenido con el club bilbaíno, Caparrós se limitó a recordar que "en el Athletic no hay presidente ahora".

Al parecer, el Deportivo no tiene intención de hacer oficial su marcha de momento, y este anunció parece que se producirá cuando el club haya encontrado un recambio para el técnico andaluz.

Ve en Lotina a un buen sustituto

Además, el de Utrera aseguró que no sabe quién será su sustituto, pero garantizó que "el que venga tendrá un nivel importante, porque Augusto los elige bien y no se equivoca con los técnicos".

El elegido parece ser a todas luces el técnico de la Real Sociedad Miguel Ángel Lotina (a la espera de que el club txuri urdin confirme su marcha), al que Caparrós dio todas sus bendiciones. "Yo tengo un concepto altísimo de Lotina, en el aspecto táctico, grupal y de respeto a los entrenadores. Además, me une una gran amistad. Creo que es uno de los mejores técnicos que hay en el fútbol español", señaló.

Caparrós también agradeció que en su momento se acordaran de él "para dirigir un club tan importante como el Deportivo" y valoró la "afición modélica" del equipo y que la gente que dirige "vive 24 horas para el club". "Los que somos bien nacidos tenemos que ser agradecidos y éste es el sentimiento que me llevo de La Coruña y del Deportivo", afirmó.

Asimismo, el utrerano recordó el "magnífico" trabajo que se está llevando a cabo en la cantera herculina, señalando que "hay un organigrama con las ideas muy claras del futuro del Deportivo", por lo que aseguró que "el técnico que venga tendrá que venir con otro mensaje que va a ser lo que va a relanzar segurísimo al Deportivo para que vuelva a ser lo que ha sido en los últimos años".

Por último, hizo un repaso a la actuación del equipo, afirmando que "ha sido una temporada muy correcta" en la que se han cumplido objetivos. "Nos ha sobrado el mes y medio final de competición por una cuestión de relajación y otros temas en los que no vamos a entrar, pero tanto a nivel económico como a nivel deportivo, en cuanto a consagración de jugadores, creo que se ha conseguido", concluyó.

 

Edited by Cumberbatch
Link to post
Share on other sites

dBHwkFw.png

ESPERA FIRMAR EL CONTRATO A PRINCIPIOS DE LA SEMANA QUE VIENE

Lendoiro elige a Denoueix para sustituir a Caparrós en el banquillo del Deportivo

rDkZnUq.jpg

25/06/2007

LA CORUÑA.- Augusto César Lendoiro, presidente del Deportivo de La Coruña, ha confirmado que Raynald Denoueix es el "elegido" para suplir a Joaquín Caparrós al frente del vestuario del conjunto gallego la próxima temporada.

"Espero que el contrato se pueda plasmar en los primeros días de la próxima semana porque confirmo que es el elegido, el idóneo y el indicado para mantener la línea del proyecto en que está inmerso el club", señaló el dirigente deportivista en la ciudad deportiva de Abegondo.

"Denoueix es el hombre que necesita el Deportivo en este momento. En la Real o Nantes tuvo las mismas dificultades que el nuestro, que son clubes con la misma idiosincrasia nuestra", agregó.

Lendoiro también tuvo palabras para su antecesor en el cargo, Joaquín Caparrós, con el que no pudo comparecer en rueda de prensa el pasado jueves al estar negociando en Madrid el fichaje de Denoueix y otros temas de interés para el equipo gallego.

Agradecido a Caparrós

"Tenemos que agradecer a Joaquín Caparrós los dos años de trabajo y así se lo he dicho por teléfono. Le insistí en que cumpliese el contrato y llegase al final, pero ante sus comentarios y lo que pedía, consideramos que lo mejor era la decisión que tomamos porque no sería lógico ir en contra de la corriente", expuso.

El presidente del Deportivo también se refirió a la futura incorporación del jugador del Zaragoza Angel Lafita, que espera cerrar, al igual que en el caso de Raynald Denoueix, a principios de la próxima semana.

"Es una cuestión que hemos tratado de avanzar y esperamos, a principios de semana, que podamos dar la noticia de que hemos llegado a un acuerdo definitivo", señaló el mandatario del conjunto gallego.

Respecto al argentino Mario Bolatti, que juega en el Belgrano de Córdoba, reconoció el interés en su contratación, aunque advirtió de que las negociaciones son complicadas porque el club está intervenido judicialmente.

"El de Bolatti es un tema complicado. Lo seguimos con interés, pero no depende exclusivamente ni del jugador ni del club, sino de un juzgado y por eso es complicado. Intentamos hacer las cosas correctamente y si sale, pues bien, pero si no, tampoco es una cuestión de una importancia decisiva", indicó.

En cambio, según Lendoiro, el Deportivo de La Coruña no está interesado en la contratación del jugador de la Real Sociedad Xabi Prieto, de quien se especuló que podría llegar al equipo gallego de la mano de Denoueix.

"No hubo nunca interés por él a pesar de las noticias que han salido y de que reconocemos que es un buen jugador", explicó el presidente blanquiazul, quien afirmó que antes de abordar posibles traspasos de jugadores tiene que hablar con el nuevo técnico.

Edited by Cumberbatch
Link to post
Share on other sites

Anexos de bitácora | Nantes, la danza amarilla

equipe-1993-1994.jpg

Los resultados nunca alimentaron el ego de una entidad forjada a sí misma, ganadora puntualmente, pero sobre todo apegada a una forma de sentir, vivir y practicar el fútbol: el juego a la Nantaise, una filosofía exclusiva en Francia y que adelantó varias de las claves por las que se mueve el fútbol actual. Nantes ha sido siempre modernidad, vanguardia en el juego. Un estilo con tres manantiales para su evolución: José Arribas, Coco Suaudeau y Reynald Denoueix. Ellos dieron identidad a un club que ha funcionado –o funcionó hasta hace poco- como la mejor cantera de Francia, con una cultura formativa admirable y efectiva, un camino que ahora se busca recuperar porque siempre fue la garantía, ese salvavidas en medio del mar, cuando los problemas arreciaron en cada momento. Tres campeones del mundo de 1998 salieron de esa factoría: Karembeu, Desailly y Deschamps. Pero la colección es más extensa y le suenan los galones: Makelele, Loko, Ouedec, Pedrós, Gravelaine, Ziani, Da Rocha, Kombouaré, Landreau, Carriere, Varihua, Monterrubio, Payet o Toulalan. Fíjense, nada más, en la estirpe de mediocentros: lo mejor en el puesto en Europa en las últimas tres décadas se formó en Nantes.

El juego a la Nantaise fue obra de tres entrenadores, con patrones comunes, aunque, como es natural, matizaciones distintas. Con Suaudeau llegó la velocidad y el ritmo, con Denoueix la pureza colectiva… Desde Arribas, cada uno le dio su pincelada al equipo, pero siempre respetando los códigos y la filosofía que el entrenador español redactó en el manual de estilo del equipo en los años 60. Durante los 40 años posteriores, el Nantes se definió por su juego más que por sus victorias (pocas veces brilló en Europa), aunque con sus puntuales triunfos emparejados a la huella del recuerdo, a un fútbol distinguido, especial, intransferible y pionero. Fue el Nantes, quizá, el primer equipo europeo en introducir en su cultura del juego como premisa el fútbol sin balón, los conceptos de tiempo y espacio, sistematizándolos dentro de su vocación colectiva. El pase, el toque rápido, la movilidad, la explotación del espacio libre, la línea defensiva alta, el ritmo, la amplitud y la fluidez, la velocidad de la pelota en transición o las nociones de anticipación y recuperación pertenecen como principios fundamentales a esa etiqueta amarilla del juego a la Nantaise, un fútbol musical, armonioso y cuyas notas andan perdidas desde hace una década a la espera de un nuevo jefe de orquesta.

EL PADRE VASCO


Apenas le quedaba el recuerdo de las lluvias de bombas y las calles ensangrentadas. José Arribas había dejado Bilbao a los 14 años mientras España se partía en dos. Creció desde una adolescencia infeliz, turbulenta, cuestión que definió un carácter sobrio, introvertido y reposado. Había terminado en Nantes casi por casualidad, después de que las autoridades portuarias de Burdeos y La Rochelle prohibieran la entrada a su bote de refugiados. Nunca regresaría a España. A José, la normalidad se la dio Nantes, una familia y una pelota. De allí, una tarde de verano salió hacia Le Mans, donde enraizó jugando como medio volante y donde pulió su vocación pedagógica, consolidada después como profesor de fútbol en la escuela de Saint Malo y en el club de Noyen-sur- Sarthe. Sus inquietudes le llevaron esos años, a finales de los 50, a moverse por los centros neurálgicos del fútbol francés. Uno de ellos fue Rennes, donde conoció a Henri Guerín, personaje clave de la historia del Nantes sin haber puesto un pie nunca en él. Fue Guerín quien en 1960 persuadió a Jean Cleurfeille, presidente canaris, de que el hambre de Arribas podía revolucionar el club y sacarlo de la D2 de una vez por todas. Así fue. Arribas desembarcó en el Nantes. Era un técnico estudioso, enamorado del estilo del Liverpool de Bill Shankly, su passing game y el modelo familiar y orgánico que había instalado en Anfield. Más allá de las influencias externas, Arribas resultó un autodidacta que se aisló de las convenciones tácticas del momento. Una derrota 10-2 frente al Boulogne acabó por convencer a Cleurfille, reticente a los cambios, de que Arribas, prudente y respetuoso, debía desencadenar sus fundamentos. Con vía libre, rompió con la WM y le dio un giro brasileño al equipo, implantando el 4-2-4 que eclosionó en la Copa del Mundo de 1958 alimentado por la pizarra de Vicente Feola. La otra pincelada de Arribas fue su énfasis en el espacio, un aspecto que ya nunca se separaría de la vida del Nantes. El espacio, más que la pelota, como tuétano de un estilo. En esta línea, borró el cuerpo a cuerpo e impuso un marcaje zonal. Desde esos cimientos formales, elaboró un discurso: movimiento y flexibilidad, juego corto y veloz, naturaleza ofensiva y tacto agradable con el fútbol. Había nacido el juego a la Nantaise. El término tardaría en consolidarse 40 años, que fue lo que tardó en tomarse consciencia en Francia del linaje y los rasgos comunes entre aquel equipo de Arribas y el que en 1995 sometiera la Ligue 1.

Durante 16 años, Arribas convirtió al Nantes en un aristócrata francés: elegante, respetado y a la vez osado, juvenil y entusiasta. El Nantes de Arribas ascendió en tres años por primera vez a Ligue 1. En sólo dos más, ganó el título (1965), repitiendo en 1966. La mano de Arribas subía y bajaba más allá de su equipo. Promovió la creación de la figura del director deportivo y la construcción de una escuela de fútbol. Todo desde una filosofía vertical. La cantera pasó a nutrir el primer equipo y los despachos del club los copaban ex futbolistas crecidos en la casa. El Nantes funcionaba como una vieja familia bretona, con orden, implicación, esfuerzo y amor. Jackye Simon, interior creador y primer internacional de la historia del club, y Phillipe Gondet, su goleador, ejercían de líderes sobre el campo.

Aún ganaría Arribas la liga de 1973, en pleno pulso generacional con el Saint Ettienne de Albert Bateux y el Olimpique de Marsella del dinamitero goleador Skoblar, en un periodo en el que, a la vez que preparaba una transición pausada, el Nantes firmaba la siguiente serie entre 1971 y 1976: 3º, 7º, 1º, 2º, 5º y 4º. Falló en Europa. La evolución de Arribas condujo al equipo a un 4-3-3, el sello moderno de la época, en aquellos años 70. Mientras, en 1972 se institucionalizaba el centro de formación y Arribas nombraba a Jean Claude Suaudeau responsable de ese sistema de aprendizaje, además de entrenador del filial de tercera división bajo una premisa: la asimilación en todos los estratos de los conceptos de ese juego dinámico, rápido, espacial y ofensivo. El Nantes era ya un club adulto: tenía un estilo con pasado y se le abría delante un camino con futuro.

EL FALSO HEREDERO

Con un modelo de club bien sólido, un idioma en el césped y una cantera a la espera de frutos maduros, Arribas planeó su paso atrás. Su convicción fue siempre que Jean Claude Suaudeau debía prolongar sus postulados. Suaudeau se había afianzado bajo el manto de Arribas como un mediocentro inteligente y perspicaz, de corte defensivo. No tardó mucho Arribas en apadrinarlo desde su etapa como futbolista. Pero entonces, 1976, Arribas lo consideraba más útil y esencial aún en la academia formativa. Trazó entonces un plan secundario: una transición tranquila y focalizada en conservar el terreno ganado y en allanarlo para el desembarco de una estimulante camada. Jean Vincent, ex entrenador del Rennes, sería ese hombre del cambio lento. Entrenaría al Nantes entre 1976 y 1982, conquistando la liga de 1977, aún bajo la inercia de Arribas, y la copa de 1979. Pero Vicent apenas añadió líneas al desarrollo evolutivo del estilo nantaise. Su virtud fue asegurar al Nantes como un equipo de naturaleza canterana, muy joven, y como una plataforma sobre la que tomar un nuevo impulso. Vicent se acercó al final de su etapa bajo las críticas de desvirtuar las esencias del juego nantaise, imponiendo enfoques reactivos y con mayor contenido defensivo. El Inter de Nantes acabó bautizándose un equipo que poco antes había deslumbrado por su juvenil tridente ofensivo: Bruno Baronchelli, Eric Pecout y Loic Amissé, forjados en la cantera, componentes de la delantera olímpica francesa y apuesta del club cuando se le abrió la puerta a los ídolos, el genial polaco Robert Gadocha e Yves Triantafilos, un cabeceador despiadado. En este periodo, el Nantes convierte a Henri Michel en un central de referencia y aparece, también, Maxime Bossis, un tirano defensivo. En Europa, se rozó la final de la Recopa, siendo el Valencia de Kempes y Bonhoff el verdugo en una semifinal marcada por el impacto en la plantilla de la muerte de Omar Sahnou, ex futbolista de club en la década de los 70 fulminado por un ataque cardiaco cuando jugaba en el Girondins de Burdeos. Era el final de década y por entonces la ascendencia de Suaudeau como asesor crecía y crecía.

journal-petit-pont-fc-nantes.001-342u8wu

EL HIJO PRÓDIGO

En 1982, llegó el momento de Jean Claude ‘Coco’ Suaudeau. El Nantes alcanzó con él una edad adulta y acabó cristalizando hasta 1988 como un club de primera línea en Francia. Lo hizo por los resultados y sobre todo por su identidad. Cada vez más reconocible, todo el mundo sabía cómo jugaba el Nantes. Ya un año antes había desembarcado en el club Vahid Halilhodžić, el mejor futbolista de la historia del club y uno de los mejores extranjeros de la historia de la Ligue 1, quizá sólo superado por otro bosnio, Safet Susic. Halilhodžić explotaría como goleador con Suaudeau después de una lenta aclimatación. Curiosamente, fue uno de los pocos fichajes que funcionaron en el equipo durante este periodo (quizá el único, junto al argentino Jorge Burruchaga que alcanzó el nivel de expectativas con su rendimiento). El verdadero salto de nivel vino por la aportación de la cantera, donde en el lustro anterior se había cocinado a fuego lento una generación soberbia. La religión fundada por Arribas cobraba todo su sentido cuando en 1983 el Nantes se proclamaba campeón y discutía a PSG y Matra Racing, dos equipos envueltos en papel dinero, el intento de dominio en Francia. El Nantes era, ante todo, un equipo más moderno que ganador. Su juego, mirado ahora, se asemeja bastante a los postulados actuales. Tanto en forma como en contenido. Se articulaba con un 4-3-3, con un mediocampo sujetado por un especialista del robo y el espacio, un mediocentro puro y pionero: Seth Adonkor. Lo completaban dos volantes, Oscar Muller, más físico, todoterreno, y el genial José Touré, el líder de la selección francesa campeona olímpica en Los Ángeles 1984, un valor creativo y técnico al que la historia del fútbol francés quizá no le haga justicia en el recuerdo. Touré era el paso intermedio hacia una tripleta acelerada por fuera por los extremos Baronchelli y Amisse y coronada por el pie de hormigón de Halilhodžić, autor de 27 goles en la temporada del título de 1983. El equipo lo cerraban, en la portería, Bertrand Demanes, y una defensa con Ayache, Bossis (capitán y líbero), Patrice Rio y Tusseau. Excepto Rio (Rouen) y Halilhodzic (Velez Mostar) todos los titulares de Suoudeau habían sido manufacturados en la escuela de formación fundada por Arribas.

El Nantes se había consolidado ya como la mejor cantera de Francia, con una habilidad especial para captar, reclutar y formar a los talentos de los mercados coloniales. Los mejores niños del África francófona (Chad, Argelia…) o de Nueva Caledonia y las Antillas acababan en su red. Esta generación de 1983 elevó el juego a la Nantaise a su cúspide creativa y técnica. En esos términos, fue el mejor Nantes de la historia, con mayor cuerpo talentoso que otros posteriores. Era un equipo en permanente dinámica, muy influido también por el Brasil 82, con un sistema de apoyos que resumía bien las ideas y conceptos establecidos por Arribas: el juego debía basarse en un estado de ánimo colectivo. Al Nantes y su filosofía se le reconoce por su capacidad técnica, el toque rápido, el pase corto, la vocación ofensiva, pero su gran valor y legado no estuvo en la pelota, sino en cómo se afrontaban los momentos y los espacios sin ella. El Nantes fue, quizá, el primer equipo francés en sistematizar el concepto de pared y la anticipación sobre el rival. Suaudeau puso el énfasis en el entrenamiento sin pelota, trabajando en áreas reducidas y amasando en sus jugadores una notable inteligencia posicional. “Yo entiendo el juego de ataque a través de la recuperación”, definía Saudeau, hombre temperamental, sarcástico, amante del esfuerzo y la concentración. Los futbolistas del Nantes adquirían tal cultura táctica que no es extraño comprobar como muchos de quienes pasaron por el club o se formaron en él se concretaron como futbolistas versátiles y polifuncionales.

El Pozo de la Joneliere constituía el baúl del tesoro canaris. Era un campo de entrenamiento de espacio achatado, con terreno duro y áspero donde se trabajaban esas nociones sin balón. También tenía, en su perímetro, tres muretes de hormigón. En ese recinto, se fomentó el juego rápido, corto y a un solo toque. Vital y estratégico era el rol de Seth Adonkor, el primer mediocentro moderno. Había nacido en Accra (Ghana) y en Nantes pulieron una roca desde los 12 años. Era resistente, infatigable, táctico, astuto, eficaz y omnipresente. Abrió la línea hacia el pivote defensivo de hoy y fue la primera gran pieza elaborada por el taller de mediocentros de Nantes. Su academia ha producido a varios los mejores especialistas en la posición en los últimos 30 años, una estirpe única: Desailly, Karembeu, Deschamps, Makelele y Toulalan, además de otros que se quedaron por el camino, como Olembe y Djemba Djemba. Adonkor fallecería en un accidente de tráfico en noviembre de 1984. Su gran protegido, su pequeño hermano (aunque no eran familia), Marcel Desailly fue uno de los principales golpeados por la noticia. Adonkor murió joven, pero dejó un legado en la posición de mediocentro recuperador que alimenta aún al fútbol francés.

EL RESCATE Y EL CIELO

Suaudeau partió en 1988, aunque permaneció en el centro de formación. Fueron, los posteriores, años grises para el Nantes, con cambios presidenciales, la errática gestión de Miroslav Blazevic en el banquillo, la fuga de talentos (Deschamps o Kombuaré), la imprecisión en los fichajes (Vercauteren, Olarticoechea, Mo Johstone…) y la obligación de desmantelar el equipo por razones económicas (Desailly fue vendido a la fuerza). De nuevo, la producción de la cantera centró la política del club. Junto a Suaudeau, dirigía las camadas juveniles Raynald Denoueix, la tercera estación del linaje del juego a la Nantaise. Denoueix era otro producto canaris. Se había empapado de los fundamentos del club y conocía su esencia formativa. Bajo su tutela se armó otra gran camada: Desailly, Loko, Ouedec, Ziani, Karembeu, N’Doram, Guyot, Ferri, Makelele… todos pasaron por su mano. En 1992, con 60 millones de francos de deuda y el riesgo del descenso activado, se le devolvió el equipo a Suaudeau. Esos jóvenes que ensamblaba Denoueix no tardaron en aparecer.

Así llegó la gloriosa 1994-1995 con un Nantes convertido en uno de los equipos de juego más divertido de los últimos 20 años. Arrasaron. 32 partidos sin perder, 71 goles y 34 en contra, mejor ataque y mejor defensa de Francia. El título fue la coronación a un estilo dejuego que ya se asumió en Francia como algo tan singular, tan vinculado al pasado y tan consanguíneo que no quedaba otra que hablar de juego a la Nantaise. Este equipo del 95 era menos técnico y más físico que el campeón de 1983, pero Suaudeau le dio otra dimensión: la velocidad y la verticalidad. Las principales novedades fueron el doble pivote, formado por Ferri y Makelele, ambos con una ingente capacidad de recuperación y trabajo colectivo. Creó a partir de ellos una incombustible red de robo. “La pelota es más rápida que cualquier futbolista. Por eso, la calidad del pase es nuestra principal arma”, resumía Suaudeau. Y eso fue el Nantes del 95: presión contante, intensidad en la recuperación, precisión técnica, trabajo de coberturas, superioridad numérica en cada zona del campo, vuelo ligero y rapidez en el contrapié. El colectivo funcionaba como una sinfonía. Los mecanismos memorizados salpicaban todas las fases del juego. Era matemática en movimiento, simplicidad y eficacia en el gesto y las decisiones, y mucha velocidad. Era un equipo con menos pases, más vertical que el de 1983, pero mucho más explosivo. Era dinamita, un juego de rostro claramente moderno, juego del siglo XXI practicado en el siglo XX.

La pareja de delanteros Loko-Ouedec marcó 40 goles. Ouedec era un segundo punta móvil, eléctrico y de carga rápida en el disparo. Loko era un ‘9’ más fijo al que le salía todo. Buen rematador, cabeceador y excelente en el cuerpeo. Los alimentaban, desde los flancos, dos falsos extremos, con comportamientos muy interiores. N’Doram era el más genial. Normalmente basculado a la derecha, era elegancia, estilo y gol. “El Brujo de La Beaujoire” lo llamaron. Por la izquierda, Pedrós aportaba clase, último pase y trabajo. Los cuatro puntales ofensivos habían pasado por la factoría de Denoueix. También la doble bisagra del equipo: Makelele, con 18 años algo más libre y desatado que en su época de apogeo como tótem defensivo, y Ferri, el especialista recuperador. Atrás, los laterales Cristophe Pignol y Le Dizet complementaban a la pareja Decroix-Karembeu, este último polivalente, capaz de ajustarse a varias funciones. La portería era de Casagrande, habitual suplente de Barthez en la selección francesa. Más de la mitad del equipo se había formado en la cantera canaris y alcanzó en 1996 las semifinales de la Copa de Europa, hasta que la Juventus de Lippi y Deschamps le cortó las alas en una apasionante eliminatoria, 2-0 en Turín y 3-2 en Nantes. Este equipo tocó tan rápido techo como se desmanteló. Su fecha de caducidad se fijó ese verano de 1996: Loko (PSG) y Karembeu (Sampdoria) ya habían salido tras la épica campaña del 95. A ellos, les sucedieron Ouedec (Espanyol), Pedros (Marsella) y ya en 1997 Makelele (Marsella) y N’Doram (Mónaco).

830x532_joueurs-fetent-8e-titre-fc-nante

EL NIETO AVENTAJADO

El desmantelamiento del equipo fue imparable y agresivo, sin tiempo para la regeneración. Suaudeau dejó el banquillo y, como siempre, permaneció ligado al centro de formación. Una nueva camada tomaba temperatura. Al banquillo, se ascendió a Reynald Denoueix, ex defensa del equipo en la época de Arribas y que desde 1982 formó parte de la academia juvenil como técnico o responsable. Denoueix entrenó al primer equipo del Nantes desde 1997 a 2001. Ganó dos copas de Francia y una liga, y le puso un nuevo eslabón a la cadena evolutiva del juego a la Nantaise. La cantera volvió a ejercer su influencia, con 80% de la plantilla campeona en 2001 formada en la Centro Formativo José Arribas, entre otros, Landreau, Carriere, Varihua, Monterrubio, Ziani, Da Rocha o Gillet. Fue un equipazo, con el delantero rumano Moldovan dejando un nivel asombroso. El equipo de Denoueix no fue tan vibrante y frenético como el armado por Suadeuau en 1995, se basaba más en lo técnico y jugaba más en corto. Pero respetaba las vertientes ofensivas, verticales, agradables y colectivas del juego a la Nantaise. Era un 4-4-1-1 con dos piezas contextuales: Monterrubio, un segunda punta imaginativo, habilidoso y con una excelente relación con la pelota, y Eric Carriere, el mayor talento de ese equipo, un mediocentro organizador con alto rango de pase, distribución y técnica. A estos dos jugadores, Denoueix los rodeó con mucho nervio colectivo y con mucho talento complementario, como los exteriores Ziani y Da Rocha, herederos de N’Doram y Pedrós. Berson era el pivote defensivo, con Salomon Olembe de alternativa. Laspalles, Gillet, el argentino Fabbri y Armand configuraban la línea de retaguardia, con Landreau convertido ya en uno de los mejores porteros franceses. En 2000, antes del título de liga, había abandonado Antoine Sibierski, otro talento de aquella época canaris. Denoueix supo respetar la tradición del club y redondeó ese respeto con títulos. Su ratio de resultados es el mejor de los tres grandes arquitectos del Nantes. Dos copas y una liga. Falló en Europa, donde el Nantes siempre besó lona demasiado pronto. Pero el espíritu prevaleció, con ese fútbol e transiciones fugaces, fluido y ensamblado con cierta complejidad colectiva, donde todas las etapas del juego estaban milimetradas.

Poco a poco, el Nantes volvió a caer en la misma trampa. Siempre estuvo expuesto a la depredación de los mejores clubes de Francia y esta nueva etapa también acabó desmantelada, más con la salida de Denoueix tras ganar el título de liga. El linaje iniciado en 1960 acabó rompiéndose, se marginó la vocación familiar y artesanal del club, y el Nantes fue desnaturalizándose. Mientras, brotaban los problemas institucionales, con varios cambios accionariales, y se imponía la incapacidad para mantener cierta tasa de regeneración con futbolistas de la cantera. La política deportiva se diluyó y en 2007, tras 44 años seguidos en la elite, el Nantes descendió al lugar donde lo inventó José Arribas. Ahora, 
han vuelto, con su camiseta amarilla y la historia algo empolvada. Sólo es cuestión de pasarle el trapo por encima.

 

* La serie de artículos pertenecen al periodista Chema R. Bravo

 

 

Edited by Cumberbatch
  • Like 1
Link to post
Share on other sites

dBHwkFw.png

JOVEN CENTROCAMPISTA DE LA SELECCIÓN MEXICANA

Guardado ficha por el Deportivo

DaQh6mi.jpg

05/07/2007

GUADALAJARA (MÉXICO).- El centrocampista internacional mexicano Andrés Guardado, del Atlas de Guadalajara, ha fichado por el Deportivo de La Coruña, según anunción el martes el club mexicano.

El Deportivo ha tenido que desembolsar siete millones de euros para contratar al joven jugador que sin precisar, según la misma fuente, la duración del contrato.

Guardado, de 20 años, es un medio ofensivo zurdo que ha explotado en los dos últimos años con su club y que se ha impuesto como titular indiscutible en la selección mexicana.

El jugador está actualmente en Venezuela disputando la Copa América. México se enfrenta el miércoles a Argentina en semifinales.

Momo y Aythami al Xerez

"Con el fichaje de Guardado y las salidas al Xerez de Momo, vendido, y Aythami, cedido, damos por cerrada la plantilla. Han llegado varios jugadores jóvenes y Denoueix decidirá quiénes jugarán en el Fabril y quiénes en el primer equipo ", expuso Ricardo Moar, director deportivo del club. 

El mexicano Guardado, que había sido sondeado por el Real Madrid hace seis meses, decidiéndose finalmente por el brasileño Marcelo del Fluminense, es el gran nombre del mercado de fichajes de que ha visto irse a jugadores como Jorge Andrade (a la Juventus), Javier Arizmendi (al Valencia), Aldo Duscher (al Racing) y Joan Capdevilla (al Villarreal), mientras que en el apartado de altas, el del mexicano es el único nombre rutilante.

 

Edited by Cumberbatch
Link to post
Share on other sites

dBHwkFw.png

EL DEPORTIVO INICIA LA PRETEMPORADA

Arranca la 'era Denoueix' en Riazor

xuHnpJz.jpg

14/07/2007

LA CORUÑA.- El conjunto gallego inicia la pretemporada y nuevo ciclo tras la salida de Joaquín Caparrós y los traspasos de Capdevilla y Andrade, reduciendo el grupo de jugadores del Euro Depor a solo seis, contando a los inscritos en la temporada 2004-2005, última en el que el Deportivo estuvo en la competición continental: Munúa, Pablo Amo, Coloccini, Manuel Pablo, Sergio y Valerón.

El reto más inmediato del equipo blanquiazul será esta vez el de la permanencia, toda vez que los años de lujos, grandes figuras y grandes partidos parecen haber terminado en Riazor. El proyecto del 'Baby Depor' vivió su primer cese, con la salida de Caparrós, pero será retomado de la mano del entrenador francés Raynald Denoueix, quien asumiese con una misión parecida hace cinco años en Anoeta y llevase a la Real a un subcampeonato en la 2002-2003.

Para el  próximo curso el club ya cuenta con tres fichajes: Jairo Álvarez (Sporting), Ángel Lafita (Zaragoza) y Andrés Guardado (Atlas), más el regreso de los cedidos Rubén Castro (Nástic), Antonio Tomás (Racing), Xisco (Vecindario), Pablo Amo (Recreativo) y Carlos Pita (Logroñés). Aythami (Las Palmas), fichado en este mercado, jugará cedido en el Xerez.

Sin más fichajes a la espera, el Deportivo 2007-08 comenzará su trabajo en la Ciudad Deportiva del club, donde 27 futbolistas iniciarán los entrenamientos de pretemporada.

En esa cita estarán Andrés Guardado y Adrián López, quienes renunciaron a sus vacaciones para ponerse a las órdenes el técnico francés tras la Copa América de Venezuela, en el caso del mexicano, y el Mundial sub'20 de Canadá, en el caso del delantero español, goleador de la selección en el torneo con cinco tantos, uno menos que el argentino Sergio Agüero, goleador y Balón de Oro del torneo juvenil.

En total, están citados 27 futbolistas: los porteros Aouate y Munúa; los defensas Manuel Pablo, Barragán, Filipe, Coloccini, Lopo, Pablo Amo y Rodri; los medios Guardado, De Guzman, Carlos Pita, Antonio Tomás, Sergio, Cristian, Joan Verdú, Valerón, Juan Rodríguez, Cristian, Lafita, Pablo Álvarez y Jairo; y los delanteros Rubén Castro, Xisco, Taborda, Riki, Bodipo y Adrián. 

De esa lista, el entrenador deberá descartar dos jugadores para configurar su plantilla definitiva para la próxima temporada, que tendrá su primer desafío mañana ante el Cerceda. Juan Carlos Valerón, aunque lesionado por lo menos para los primeros meses de competición, estará con el grupo. 

Luego de su amistoso ante el Cereceda, el Deportivo jugará otro ante el Betanzos antes de irse a Nueva York para un stage que incluye partidos amistosos ante clubes de la costa este de Estados Unidos, el Philadelphia y el New York.

Posteriormente, el día 31, los futbolistas blanquiazules regresarán a A Coruña, donde se disputará el tradicional torneo veraniego Teresa Herrera, con el Lugo, el Villarreal y el Benfica de invitados.

Luego, el Deportivo La Coruña enfrentará en Riazor al Real Oviedo y al francés Gazélec Ajaccio los días 8 y 15 de agosto, poniendo fin a su pretemporada antes de la primera jornada de liga. El 'Depor' hará su debut oficial ante el Getafe en casa el domingo 23 de agosto. 

(ver pretemporada)

 

 

Edited by Cumberbatch
Link to post
Share on other sites

Anexos de bitácora | A Coruña, año cero

XGBAz1A.jpg

El diagnóstico del club es severo. El Deportivo La Coruña ha tenido un descenso meteórico en las últimas temporadas. Tras un ascenso igual de rápido desde la segunda división a disputar el título de liga en pocos años bajo el mandato de Arsenio Iglesias como punto de partida de una travesía de más de una década en la cima del fútbol español y en las grandes vidrieras continentales, con apogeo en el título de Liga en la 1999-2000, el título de Copa en la 2001-2002 y las semifinales de Champions en la 2003-2004, el club padece hoy las consecuencias de un gasto desmedido en la época de vacas gordas. Las grandes estrellas del equipo en su mayoría han terminado saliendo en el afán del club de reducir sus gastos de plantilla. El último: Jorge Andrade por €10M a la Juventus de Turín. 

El club buscó reinventarse con la salida de Jabo Irureta, la mente detrás de los más grandes logros del club, y la llegada de Joaquín Caparrós, quien había impulsado la remodelación del Sevilla FC que pasó de ser un equipo ascensor a bicampeón de Copa UEFA y hoy equipo de la Liga de Campeones, y de un proyecto con jugadores jóvenes de distintas partes del país que, se suponía, guiados por Caparrós debían darían el salto a jugadores consagrados. Tras dos temporada de lo que se llamó 'Baby Depor', el club decidió prescindir de Caparrós y bajar incluso más sus expectativas: esta temporada el mensaje interno es que el fantasma del descenso es real. La llegada de Raynald Denoueix, famoso por su trabajo en formación de juveniles en la factoría del Nantes, con quien luego fuese campeón de liga guiando a varios de los jóvenes que había formado en la academia del club, representa no un giro en la apuesta sino un redoble de intenciones: el 'Baby Depor' continúa, pero ahora bajo las manos de un formador con mayor trayectoria de éxito y una filosofía futbolística de equipo grande que llevó a la Real Sociedad en 2002, entonces en una situación similar a la de ahora del Deportivo, a competir por el título de liga.

PXhwCLE.jpg

Resumen Financiero · Previsión

EL PLAN DENOUEIX

Con Denoueix en el banquillo, el Deportivo da inicio a un plan piloto de proyecto deportivo e institucional del que dependerá el futuro a corto y mediano plazo del club. El contrato de Denoueix, como el de Caparrós hace dos años, es en principio de una sola temporada. El éxito a corto plazo de su dirección del primer equipo marcará la continuación del proyecto y el tamaño del mismo, buscando unas reformas sustanciales en el quehacer de la entidad en busca de maximizar los rendimientos económicos, sociales y deportivos de forma sostenible. En orden de urgencia, estos son los objetivos primarios y las herramientas del proyecto:

  • Contener y liquidar la deuda . El club hoy tiene una deuda de alrededor €150M con Hacienda y los Bancos, consecuencia del gasto desmedido en los años gloriosos. Estamos hipotecados prácticamente hasta el 2021 y para ello es importante comenzar a contener de forma austera los gastos buscar nuevas formas de ingreso , evitando la refinanciación que devenga en un endeudamiento a terceros y con intereses que lastre dicha recuperación.
  • Austeridad en la política salarial con un régimen salarial innegociable y asociado a los roles de plantilla. El club ha logrado reducir su masa salarial (hoy es el décimo equipo de la Primera División) a coste de un descenso rabioso de la calidad de la primera plantilla. La idea es mantener el cinturón apretado en ese rubro, basando los números en el puro rendimiento deportivo.
  • Comprar barato y vender caro. Elemental para el crecimiento continuo y sostenible como hemos visto en Sevilla y Villarreal en España, Lyon en Francia o Porto en Portugal. En los años de derroche, el club invertía cifras escandalosas en fichajes de relumbrón que luego, en muchas ocasiones, no tenían valor de reventa o terminaban siendo malvendidos al mejor postor en afán de reducir gastos.
  • Filosofía de juego. El club debe hacerse reconocible con una identidad futbolística que sea atractiva tanto para el aficionado local, como para el nacional y extranjero. Fútbol de ataque y espectáculo, competitivo, que sea común no solo al primer equipo sino a todo el club y sus divisiones.
  • Cantera y captación. Como complemento de todo lo anterior, el club debe hacerse fuerte desde su cantera y la captación de futbolistas de la región y el país en un primer orden, y de naciones con sensibilidades afines y complementarias al producto propio. La idea no es solo la formación de futbolistas sino la formación de futbolistas dentro de un modelo, con el fin de abastecer principalmente el primer equipo del club.
Edited by Cumberbatch
Link to post
Share on other sites

dBHwkFw.png

ENTREVISTA EXCLUSIVA DEL TÉCNICO FRANCÉS PARA EL MUNDO

'Vuelvo porque quiero probar algo nuevo'

FUI0CNT.jpg

15/07/2007

LA CORUÑA. Raynald Denoueix (mayo del 48), el entrenador del Deportivo,  concedió ayer a EL MUNDO su primera entrevista de la pretemporada, en la víspera del primer partido. Sigue siendo el mismo de Anoeta. Tiene cara de bueno, de esas caras que auguran que no ha roto nunca un plato, lo que en términos futbolísticos significa de no haber rozado el éxito, a pesar de haber ganado una Liga de Francia como entrenador del Nantes y dos Ligas y una Copa como jugador del mismo equipo, además del recordado subtítulo de liga española en 2003 .

¿Por qué estuvo cuatro temporadas sin entrenar?

Porque no me sentía con la voluntad, con las ganas, después de lo que pasó en la Real. Tampoco hubo algún proyecto que me interesara.

¿Y si encontró ese proyecto en A Coruña?

Vengo con un contrato de un año. La idea del presidente Lendoiro es la de probar cómo nos va en esa primera temporada y de funcionar, comenzaría a trabajar en las bases de un proyecto deportivo más a largo plazo, uno con el que me sienta cómodo.

No parece el acuerdo ideal para alguien que viene de dos despidos y cuatro años sin entrenar.

Seré franco: no, no lo es. Pero entiendo la situación del club. La viabilidad de cualquier proyecto deportivo serio depende de la permanencia del club en la primera división. 

¿Entonces por qué vuelve?

Vuelvo porque quiero probar algo nuevo. En estos cuatro años no he dejado de ver, pensar y trabajar fútbol. He querido entender por qué pasó lo del Nantes en la 2001-2002 y lo de la Real en la 2003-2004. Y creo que tengo una idea de fútbol de futuro que quiero probar, algo nuevo en lo que quiero trabajar. 

¿Y el Deportivo con todos sus problemas es el lugar para experimentos?

El Deportivo hoy es un lienzo en blanco. Muchos jugadores jóvenes con hambre y ganas de probarse, de mejorar. No podría hacer esto en Barcelona o Madrid, con sus constelaciones de estrellas. Verá, yo antes que entrenador soy un educador. 

¿El juego a la nantesa sigue siendo válido?

¡Hoy más que nunca! Si usted ve, los dos mejores equipos de los últimos cinco años fueron dos equipos que jugaban un poco a la nantesa. Hablo del Milan y el Chelsea. Como persona me identifico más con Ancelotti, su calma, pero el fútbol del equipo de Mourinho fue esplendoroso. La velocidad con la que se movían y jugaban. El futuro está ahí. Creo que en los noventas éramos muy conservadores todavía. 

No menciona al Barcelona de Rijkaard...

No quiero hablar mal de nadie, sin duda fueron un gran equipo, pero quizás estuvieron muy influenciados por su estrella, por Ronaldinho. Fue caerse el rendimiento del brasileño y el equipo dejó de jugar con brillantez. Mi visión del fútbol es más colectiva. ¿Qué jugadores del Nantes jugaron igual de bien fuera de nuestro modelo? Muy pocos, contados. Eso es porque la estrella era el equipo, el funcionamiento del juego. Siempre será mejor un equipo así que uno que dependa de uno o dos jugadores.

¿Qué es eso nuevo que quiere probar?

Dejemos que sea el equipo el que hable. Solo diré que he estado leyendo 'Moby Dick'.

Edited by Cumberbatch
Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

FOOTBALL MANAGER ESPAÑA

FMSite.net es la comunidad de Football Manager más grande en español. Con más de 10 años de experiencia, ofrece toda la actualidad del FM, guías, soporte, tácticas, descargas y parches para poner el FM a tono y mucha, mucha diversión.

Comprar Football Manager 2020

×
×
  • Create New...

Important Information

By using this site, you agree to our Privacy Policy.