Guido_Rojo

Miembros
  • Mensajes

    84
  • Registrado

  • Última visita

Reputación en la comunidad

46 Neutral

Sobre Guido_Rojo

  • Clasificación
    Jugador B

Información adicional

  • Equipo
    Independiente
  • Jugador
    Lionel Messi
  • Manager
    Brechin City
  • Origen
    Argentina

Visitas recientes al perfil

448 visitas de perfil
  1. Crónicas de Lier: La filosofía Voorhoof

    ¡Muy buena historia! La seguiré a partir de ahora. Excelente comienzo de temporada. Pensé que con un estilo sumamente ofensivo en una categoría tan baja se te iba a hacer complicado, pero parece todo lo contrario: tus jugadores asimilaron muy bien tus directivas, y los resultados están a la vista. Ahora, a no perderle pisada al líder. Saludos.
  2. La vida era esto.

    Me apunto como seguidor de la historia. Tiene muy buena pinta. Saludos.
  3. ¿Cómo vas en el FM? Vol II

    Finalmente opté por llevarle la contra a las alevosías del destino y continué al mando del Brechin. Para esta quinta temporada fiché un par de centrales, entre ellos Jay McEvely, de 33 años y un curioso derrotero a cuestas: después de una vida en el under inglés, llegando a sumar tres internacionalidades con Escocia, la última temporada la jugó ad honorem en el Queen's Park, de nuestra categoría. También contraté al delantero Gary Oliver, libre del Hearts tras pasarse un año entero sin prácticamente ver acción; dos campañas antes, defendiendo los colores del Raith, había totalizado 26 goles en la tercera escocesa. Quería renovar el mediocampo, pero no había ofertas interesantes en el mercado. Voy a empezar hablando de los certámenes coperos. Todos los años, hasta ahora, jugamos tres competiciones de eliminación directa: la Scottish Cup, la Scottish League Cup y la Training Cup. En el anterior post no reseñé nada sobre ellas, ya que apenas tuvimos dignas actuaciones para lo que es un club del tercer escalafón. Sin embargo, lo de esta vez fue realmente oscuro. Protagonizamos dos papelones, cayendo eliminados tempranamente ante equipos de una división inferior. Sólo superamos un cruce copero, de visitantes ante el Abroath, uno de nuestros eternos rivales. Nada más para destacar. La liga, este año, tuvo un sabor especial: jugamos ¡12! derbis. A la presencia del Arbroath se le sumaron los arribos del Forfar y el Montrose, ambos ascendidos desde la League Two. En ese apartado tuvimos una producción difícilmente mejorable: de esos 12 juegos, cuatro contra cada uno, ganamos nueve y empatamos tres. "La afición está de fiesta". Pese al espectacular dominio en los face-to-face más pasionales, el equipo fue un asco a lo largo y a lo ancho de la temporada. Jugamos "feo", como siempre, pero esta vez le añadimos el hecho de hacer mal las cosas. Aquel 4-3-3 que tantas alegrías nos dio amainó de golpe y nos obligó a improvisar. Nos refugiamos en el 5-3-2, tan efectivo como arriesgado e irritante, y a veces en el 4-4-2, variando filosofías, ritmo, presión... Nada nos regaló demasiados resultados. No obstante de la absoluta veracidad de lo antes expuesto, cuatro victorias en fila, tres de ellas en derbis, nos colocaron impensadamente en la tercera plaza, a dos partidos de liquidar el fixture. Quedamos a un punto del segundo, siguiente rival, y a cinco del líder, y cuatro por encima del cuarto y del quinto clasificado, pensando en los playoffs de ascenso. ¿Qué podía malir sal? En el enfrentamiento ante el colíder caímos 0-2, por dos goles de córner... Para colmo, el cuarto y el quinto también ganaron y quedaron a una escasa unidad de distancia. Al igual que el año pasado, volvíamos a definir todo en casa del Queen's Park, que de nuevo no se jugaba nada. Nos valía con que uno de nuestros rivales perdiese, pero ambos se pusieron los pantalones y ganaban sus partidos rápidamente 2-0, obligándonos a vencer; por suerte, al filo del descanso conseguimos el 0-1 con un tiro lejano. Apenas comenzado el complemento el fuckin' Queen's Park empató y nos llenó el culo de preguntas, hasta que por la radio llegó la noticia de que al Airdrie le marcaron dos goles en dos minutos y volvimos a respirar aires de playoffs. El partido entró en una tensa calma que hacía presagiar lo peor. Y así fue. El puto QP metió el segundo en el 78' y el tercero en el 83', cagándonos la vida otra vez. Descontamos cuando el partido se moría, pero la cuarta posición se la quedó el Airdrie, por diferencia de gol (+9 contra +8). En fin, redondeamos una temporada nefasta de la peor forma posible. No esperaba repetir lo hecho la campaña anterior, pero por primera vez en cuatro años nos quedamos fuera de los playoffs para subir. Un claro retroceso. Sólo queda seguir remando. Firmé contrato por dos años, hasta 2021. Veremos si puedo finalmente cumplir con el objetivo de sacar al semiprofesional Brechin de la tercera división escocesa (¡también vale descenderlo!). Saludos, y perdón por el testamento.
  4. Proyecto Hexagono

    Muy buena historia, @Luchín. A este ritmo, te veo dominando el fútbol boliviano en poco tiempo. Sí va a ser durísimo competir a nivel continental, ya sea en Sudamericana o Libertadores. Saludos.
  5. ¿Cómo vas en el FM? Vol II

    Vengo a hacer un poco de catarsis. Después de probar hace poco el FM17 y toparme con mil novedades que me superaron (mi última partida consistente fue con el FM14, y data de hace dos años), bajé al fango del FM15, ése que prácticamente tenía intacto desde que lo compré porque el tema de las lesiones se me iba de las manos; le apliqué el parche que supuestamente reduce al 50% las mentadas lesiones, aunque mucho lo dudo, y me lancé a la selva de la tercera división escocesa con el Brechin. Candidatos al descenso, el primer año nos encomendamos al 4-4-2 y le rezamos al dios de "A la contra" en cada partido. Solventamos la papeleta de la salvación con cierto margen, terminando séptimos entre los diez equipos (el último baja directo y el penúltimo juega una suerte de promoción contra un rival de la categoría inferior). Me gané la renovación. La segunda temporada, la cosa cambió. Empezamos a animarnos a jugar en "Estándar" ciertos partidos a domicilio, mientras que en varios compromisos en casa apostamos por "Control". Siempre firmes con el 4-4-2 y un fútbol directo, fuimos la revelación de la liga y nos abrazamos a la tercera plaza, que asegura un lugar en los playoff -una especie de cuadrangular de la muerte entre el segundo, tercero y cuarto de la Scottish League One, junto con el penúltimo de la división superior; el premio es un lugar en la categoría de plata-. La suerte nos emparejó con el Raith, uno de los "grandes" de la tercera, al que no habíamos podido superar en ninguno de los cuatro duelos (sí, se juega a cuatro vueltas entre los diez equipos) de la campaña. La ida, en casa, nos sonrió con un 2-1. En la vuelta, a los seis minutos ya perdíamos 2-0, con dos goles de penal... Logramos igualar la serie en el segundo tiempo, pero en el minuto 92 nos vacunaron en un córner y adiós. La tercera temporada, finalmente un poco maquillada, fue la peor de todas. Perdimos al nueve goleador (fue vendido en 9 mil libras a un club de la segunda división francesa) y cambiamos al eterno 4-4-2 por el 4-3-3 y el 5-3-2, manteniendo el estilo directo. Nos convertimos en un equipo irregular, de rachas, y en el tramo final del año enlazamos de milagro algunos triunfos que nos dejaron a tiro de los playoffs. El último partido precisábamos un triunfo y perdimos claramente en casa. Sin embargo, los planetas se alinearon y desde otros estadios llegaron las noticias que hicieron llorar de la alegría a todo hincha del Brechin que se precie de tal: la cuarta colocación era solo nuestra. Un premio en exceso generoso, siendo sincero. Esta vez, la semifinal del cuadrangular del miedo nos puso frente al Dunfermline, el penúltimo de Championship y viejo conocido, pues habían subido la temporada anterior. El primer asalto quedó en empate a uno. La revancha, en feudo ajeno, parecía soñada: nos fuimos 0-2 al entretiempo, y estaba en el aire la sensación de que los goleábamos y los mandábamos al descenso. Así y todo, en el complemento se repusieron, nos tiraron por la cabeza la diferencia de calidad y nos clavaron cuatro puñaladas sin cura. Eliminados otra vez en semis. Si la tercera campaña fue la peor de todas, la cuarta se llevó la corona a la más dolorsa, sin duda alguna. Después de un comienzo irregular, en la segunda vuelta nos hicimos con el liderato y ya no lo soltamos... o casi. Quedando sólo cinco partidos para completar el calendario, le sacábamos nada menos que ocho puntos al escolta; aparentaba estar todo cocinado. Pero... en cada uno de esos cinco partidos, antes de los diez minutos nos encontramos debajo en el marcador. La fórmula, siempre idéntica: balón parado, cabezazo y a cobrar. Sólo pudimos cazar un empate y un triunfo 5-3, sudando sangre ante el colista. Pero no fue suficiente. La última jornada nos tuvo perdiendo 2-1 en casa del histórico aunque débil Queen's Park, mientras que el Alloa, nuestro inmediato perseguidor, consiguió la victoria necesaria para igualarnos en puntos y relegarnos al segundo lugar por diferencia de goles... En el cuadrangular de la muerte recobramos la memoria, un poco tarde, para alcanzar por fin la finalísima de los playoffs: en las semis vencimos 2-3 y 2-1 al Stranraer, tercero en la clasificación. En la final nos esperaba el humilde Stenhousemuir, cuarto en la tabla y habitante de la cuarta división escocesa dos años atrás. El sueño, aunque caprichoso, se antojaba más que posible. La ida, de visitantes, fingía conducirnos a un atractivo 0-0, hasta que en una jugada aislada, a poco del final, ellos se llevaron una sonrisa por la mínima. Para la vuelta puse toda la carne al asador, pero el trámite fue similar; ellos se adelantaron en la segunda parte y apenas pudimos capturar un estéril 1-1. Dio la sensación de que se nos escapó la gloria como el agua entre las manos. Una pena total. Ahora estoy en el proceso de "duelo"; ni siquiera quiero abrir el FM después de esa decepción. No sé si dimitir y buscar otro desafío dentro de la misma partida, o intentarlo una vez más con el Brechin. No sé si podré repetir una temporada como esa última, con opciones reales y tan nítidas de lograr el ascenso. Me quedé con la impresión de que era ésa o nunca, y salió seca. Lo único que me motiva para seguir en el equipo es que puede que volvamos a luchar arriba porque la plantilla es la misma de siempre, con pequeños retoques cada año. Saludos.
  6. Unione Sportiva Triestina Calcio

    Excelente historia y narración, @RoJoPaSiOn. Me la acabo de leer de un tirón. Una pena haberse quedado a las puertas de un nuevo ascenso, pero parece que esta nueva temporada, de mucha renovación, pinta bien para los del hermano de la Chancha Mazzoni (qué imaginación, eh ). Increíble lo de Cvitanich. Cuando vi que lo habías fichado pensé que se iba a cansar de hacer goles en la Triestina, al menos en la Serie C. No pudo ser. ¿Volverá Cais? Me sorprendió que no lo hubieses mantenido en la plantilla, máxime sabiendo que terminaba contrato con la Juve; parecía gozar de buenos números. Felicidades, y abrazo de campeones en el Maracaná.
  7. Telford United, el club de los socios

    Es tremendo lo que generalmente cuesta vencer a los rivales del fondo de la tabla. Estos últimos del Boreham Wood cedieron, pero vendieron cara la derrota (incluso estuvo muy parejo el balance de disparos). Buen triunfo a domicilio para dejar enterrado el cachetazo del Fylde y seguir soñando con los playoffs. Por curiosidad, ¿qué tácticas, filosofías y mentalidades estás usando? Saludos.
  8. Telford United, el club de los socios

    Excelente historia, @manuceleste. Si habré tirado horas (¿días, meses?) de mi vida despuntando el vicio en el ascenso profundo del fútbol inglés... Evidentemente fue durísimo el paso a una categoría superior, pero es lo normal; y parece que ahora el equipo se está acomodando. Vamos a ver cómo sigue la cosa. Saludos.
  9. ¿Cómo vas en el FM? Vol II

    Después de un par de años de jugar poco y nada al FM (al último que le di uso con regularidad fue al 2014), me decidí a probar el 2017. Lo había comprado algunos meses atrás, pero ni lo había abierto; quizás por el desencanto que me llevé con los últimos dos, a mi gusto "injugables". Al llevar mucho tiempo fuera de ritmo, opté por empezar en la elite por primera vez desde la versión del 2011. Me hice una partida con el eterno rival, Racing. No realicé movimiento ninguno en el mercado, y me zambullí a la aventura con un aburrido 4-4-2. Tuvimos un auspicioso debut, goleando 4-0 a Estudiantes. Sin embargo, después perdimos en Lanús sobre el final, empatamos sin goles en el Cilindro contra Tigre, Boca nos dio vuelta en los últimos minutos y, de postre, el Rojo nos ganó un clásico ajustadísimo, más tarde caímos contra Patronato por un penal en el minuto 93... Con sólo ocho partidos jugados, el periodismo ya empezaba a hablar de la presión sobre mí y no sé qué más. Pensé que la suerte ya estaba echada, pero hubo una reunión en el vestuario y todo cambió. Saqué de galera un 4-2-4 suicida que sirvió para aplastar en casa 4-0 a Sarmiento y 5-1 a Defensa y Justicia (vale aclarar que éste lo jugamos con dos hombres menos desde el minuto 19), y así poder respirar un poco. Aquél fue el despegue definitivo, y de nuevo con el viejo 4-4-2 encadenamos una hermosa racha de triunfos que nos puso sextos o séptimos. En el receso de fines de diciembre-enero me vi obligado a vender a Cerro y a Videla y a ceder con buenos cargos a juveniles todavía verdes, como Lautaro Martínez, Cuadra y Mansilla. Fiché al joven central paraguayo de Olimpia Saúl Salcedo, que había visto recomendado. Además, recuperé a Brian Fernández, que arrastraba una sanción de varios meses. Lo malo: le prometí a Acuña venderlo en caso de que llegara una oferta del Benfica, e incumplí; por fortuna para mí siguió con la moral alta, aunque enseguida se autodeclaró transferible. Ya terminado el cese veraniego, hubo revancha y goleada 3-0 a Independiente en la famosa "fecha de los clásicos". Jugados 20 partidos de los 30 correspondientes, quedé a escasos cuatro puntos del líder Boca. Cuando empezamos a ilusionarnos con luchar hasta el final por el título, después de aplastar a San Lorenzo y vencer por la mínima a River, llegó la debacle. En los siguientes siete partidos tuvimos cuatro caídas y marcamos apenas un tanto; esto incluyó la eliminación en la Copa Sudamericana contra Junior de Barranquilla, por un gol en el minuto 89 del partido de vuelta en Avellaneda… El último objetivo que nos quedaba era clasificar a la Libertadores. Logramos un triunfo sufrido contra Godoy Cruz y quedamos a sólo un paso de conseguirlo: teníamos que vencer a Olimpo en la última fecha, obligado a ganar para no descender. Lamentablemente en Bahía salió todo mal y perdimos 5-1. Luego del partido, el presidente Blanco me citó en su despacho y, pese a pedirle que me diera un tiempo más, me comunicó mi destitución. Una pena. Ya desempleado, envié solicitudes a Banfield y Arsenal, recientemente descendidos. Ambos clubes me concedieron entrevistas, pero no tuve éxito. Lo mismo en Olimpo. Finalmente firmé contrato con Douglas Haig, que viene de dar la sorpresa en la B Nacional tras terminar subcampeón y subir a Primera. Veremos si puedo sostenerlo en la elite. Perdón por el testamento
  10. Limba noastră

    Sé que llego muy, muy, tarde, @pheenix41, pero descubrí este hilo la semana pasada y lo leí poco a poco, hasta hoy que lo terminé. Te felicito enormemente por el carrerón que te curraste en el fútbol moldavo. Alucinante. ¿Habrá algún día novedades del amigo Liviu, o todo acabó ahí? Saludos.
  11. U.D. Ourense, Orgullosos do Noso - Endogamia Galega

    Grandísima historia, @karma23. Excelentemente narrada. Aquí estaremos esperando la próxima entrega. Saludos.
  12. Higuaín le dio el mundial a Argentina

    Y contra Alemania, que nos gana hasta poniendo once conos con los colores de su bandera. Gran trolleada del FM.
  13. ¿Conoces a alguien del FM?

    Cuando era pequeño (8-9-10 años) jugué en la misma escuela de fútbol infantil con Freire, un centrocampista que llegó a disputar un puñado de partidos en Primera defendiendo los colores de Vélez Sarsfield; después se fue libre al Catania italiano (creo que jugó un solo partido), al poco tiempo retornó a Argentina para pasar sin pena ni gloria por Arsenal de Sarandí, y hoy día está en un club peruano de Primera División. También integró algún seleccionado internacional juvenil, hace ya bastante. Este chico aparece en el Football Manager desde el 2008, más o menos. Nunca investigué si en alguna versión se convertía en un jugador interesante con el paso de los años, pero lo dudo.
  14. ¿Cómo vas en el FM?

    De venimos. Repasemos: 2013/2014 - Wolverhampton Wanderers: 1º en League One (ascenso) y campeón del Johnstone's Paint Trophy. 2014/2015 - Wolverhampton Wanderers: 16º en Championship. 2015/2016 - Wolverhampton Wanderers: dimisión tras unos pocos partidos; Sheffield United: 6º en League One y derrota en la final de los playoffs; campeón del Johnstone's Paint Trophy. 2016/2017 - Sheffield United: 1º en League One (ascenso). 2017/2018 - Sheffield United: 16º en Championship. 2018/2019 - Sheffield United: 4º en Championship y ascenso a través de los playoffs. 2019/2020 - Sheffield United: 8º en Premier League. 2020/2021 - Sheffield United: 20º en Premier League (descenso). 2021/2022 - Sheffield United: destituido tras unos pocos partidos; Burnley: 4º en League One y derrota en la final de los playoffs. 2022/2023 - Burnley: 2º en League One (ascenso). 2023/2024 - Leyton Orient: 22º en League One (habiendo tomado el mando del equipo en octubre y dejándolo a 12 partidos del final); Blackpool: 6º en League Two y derrota en las semifinales de los playoffs. 2024/2025 - Blackpool: dimisión tras cuatro partidos; Wycombe: 7º en League One. 2025/2026 League One Como mencioné en el final de mi anterior post, con mi fugaz vínculo con el Wycombe a punto de expirar, firmé por las siguientes tres temporadas con el Leeds United, que acababa de bajar desde Championship a League One. Gran desafío, gran. Tal y como era de esperarse, la plantilla estaba psicológicamente hecha pedazos y la mayoría de jugadores quería marcharse. Así fue que el 30/06/2025, pocos días después de oficializarse mi llegada, quedaron en libertad de acción nada menos que 25 futbolistas; en los días subsiguientes, cuatro más salieron cedidos, y dos puntales del equipo fueron vendidos en buenas cifras (uno por 2.5 M, y el otro por 1.1 M). Un total de 31 profesionales abandonaron el club ese verano. En contrapartida, 13 agentes libres (14, contando la incorporación de un ya veterano Jordan Henderson en noviembre) y tres cesiones arribaron para engordar lo poco que nos quedó de plantel. Había un buen presupuesto, por lo que los refuerzos eran de buenos a muy buenos para lo que es la división. El fichaje estrella (que, a fin de cuentas, no fue tal) fue un ya acabado Stephan El Shaarawy. Con el material que había, opté por tácticas netamente ofensivas. Y si bien es cierto que recibimos una buena cantidad de goles (hasta en tres partidos distintos encajamos cinco goles), en ataque fuimos un espectáculo (seis veces marcamos cuatro, cuatro días metimos cinco, y una vez seis y siete) y eso nos permitió arrasar con todo. Creo que no fue hasta el ecuador de la liga que asaltamos el liderato, pero a partir de ahí estuvimos imparables. Mis dos delanteros titulares, Fontaine (internacional juvenil inglés cedido por el Tottenham; venía de descender con el Leeds el año anterior) y Cummings (cedido por el West Ham) se divirtieron de lo lindo y anotaron 33 y 24 goles ligueros, respectivamente. Los números de la clasificación final lo dicen todo. FA Cup y League Cup Estas dos me son históricamente esquivas, a lo largo de toda la partida. En League Cup nos echó en la primera ronda el Norwich, de la Premier, por un ajustado 3-2; la FA Cup nos tuvo avanzando tres rondas, pero en la cuarta serie tocó visitar al Fulham, de la elite, y caímos por un claro 5-1. Football League Trophy Las dos veces que había ascendido como campeón desde League One (con los Wolves y el Sheffield), me había quedado también con este trofeo exclusivo para equipos de la tercera y cuarta categoría... y esta vez no fue la excepción. Los highlights fueron el triunfo a domicilio en el derbi contra el Bradford (0-3), la remontada ante uno de mis "ex", el Blackpool (derrota 3-2 en la ida, estando 3-0, y triunfo 3-0 en la vuelta), y la victoria agónica en Wembley sobre el Birmingham, remontándoles también. A destacar la actuación de Giuseppe Pierri (mediapunta cedido por el Empoli; lo traje de relleno y terminó siendo figura), que marcó los cinco goles de la serie ante el Blackpool y el gol decisivo ante el Birmingham. 2026/2027 Temporada bastante intrascendente, por eso la voy a reseñar de forma escueta. Championship Año complicado, sobre todo en lo económico. Varios salarios crecieron con el ascenso y empezó a amenazarnos la sombra de una deuda monstruosa. Sólo pudimos cerrar cinco incorporaciones (todos libres, está claro), así que encaramos Championship con una plantilla similar a la del curso pasado. El objetivo era la permanencia, pero la supervivencia fue más que cómoda y hasta en algún momento nos ilusionamos con algo más... aunque fue sólo una ilusión: acabamos undécimos entre 24 equipos, a 17 unidades de puestos de playoff. Curiosamente, a pesar de estar por encima de la mitad de la tabla, fuimos el conjunto más goleado -y el quinto más anotador-; los balones parados fueron nuestra auténtica perdición (contabilicé 14 partidos ¡consecutivos! recibiendo goles por esta vía). FA Cup y League Cup Quizá, lo más saliente de la temporada. En League Cup supimos sortear cuatro rondas (entre ellas, destacan los triunfos frente dos escuadras de Premier: Aston Villa y Cardiff City, ambos 3-2), y en cuartos nos tumbó en su casa el Southampton, a la postre campeón con diferencia de Championship. La FA Cup nos dio el gustazo de remontar con suplentes al Tottenham en White Hart Lane; perdíamos 2-0 y entonces dispuse un mediapunta y tres delanteros, dispuesto a llevarme una goleada histórica, pero los chicos se inspiraron y en los últimos 25 minutos dieron vuelta el marcador; como la alegría dura poco en la casa del pobre, la siguiente ronda nos cruzó con otro club de la elite, el West Ham, que nos eliminó en Ellan Road. Y eso es todo, por ahora. La mala noticia, malísima, es que la economía va cada vez a peor; la directiva consiguió un crédito a pagar por 20 años (la deuda neta alcanza los 18 M) y prácticamente no podremos incorporar refuerzos. Veremos si podemos sobrevivir otro año en la categoría de plata.
  15. ¿Cómo vas en el FM?

    Götze marcando en el minuto 113...