Xavisik

Miembros
  • Mensajes

    15
  • Registrado

  • Última visita

Reputación en la comunidad

27 Neutral

Sobre Xavisik

  • Clasificación
    Cadete

Información adicional

  • Equipo
    CF Gavà
  • Jugador
    Boris Garrós
  • Manager
    CF Gavà
  • Origen
    Spain
  1. 4. Orgullosos del Albalate Después de caer en el día de mi vigésimo aniversario, las cosas no pintaban excesivamente bien a nivel clasificatorio. Nos habíamos descolgado (si es que alguna vez estuvimos dentro), de la pelea por los puestos de arriba, y parecía que nuestro año se limitaría en intentar salvar la categoría lo antes posible. Pese a todo, la gente del pueblo seguía confiando en mi, un hecho que se antojó indispensable para que continuara en el cargo. Entre tanto examen de la universidad apenas tenía tiempo para hacer nada más allá de las clases y el Albalate. Encerrado en mi cuarto, de la misma forma que descubrí la táctica que estábamos empleando actualmente, visioné los últimos 4 partidos del Cella, nuestro rival en el primer día del año 2017. Como es imaginable, la borrachera del día 31 no fue el mejor de los inicios para un partido que se antojaba crucial ante nuestros aficionados, pero logré sobrellevar la resaca. Pese a ello, creo que presentarme el día 1 de enero en el Clemente Padlla con unas gafas de sol podía llevar a sospechar. Sobre el terreno de juego no tuvimos rival. Decidimos seguir con el guión previsto, con este 4-2-1-2-1 que martirizaba a los rivales desde una clara premisa: juego volcado en la derecha buscando las penetraciones de Pijoan, y cuando este decidía que ya había atraído un número sustancial de contrarios, cambio de juego para Sukunza que aparecía solo por el carril izquierdo. De esta forma llegó el único tanto del partido, en un gran servicio de Sukunza que aprovechó Yerai para enviarlo al fondo de las mallas. Fue un golazo, aunque en ese momento no le di la importancia que realmente debí darle. Yerai es el killer del Albalate 16/17 Los tres puntos ante el Cella fueron una gran bombona de oxígeno para todo el cuerpo técnico, más aún teniendo en cuenta que debíamos visitar el campo del Tauste la siguiente semana. Sí, el Tauste es el mismo equipo que nos humilló en casa en la primera vuelta (0-4) sin dejarnos dar más de dos pases seguidos. Durante los entrenos semanales entrenamos la colocación defensiva, con basculaciones rápidas de lado a lado de la cancha, y priorizando el contraataque como juego ofensivo del equipo. En Tauste el ambiente suele ser de aquello menos agradable. En entrar al estadio recibimos las llaves del vestuario, si es que así se puede llamar la cuadra de caballos que nos dieron para que nos cambiaramos antes del partido. De agua caliente, mejor ni hablar. Los chicos, como era normal, salieron encogidos al campo entre tanto insulto, y un mal rechace de Ayala sirvió para que el líder se pusiera en ventaja. No pintaba bien la cosa... Faltando cinco minutos para la conclusión de la primera mitad pedí a Losada que abandonará el terreno de juego. Los dos nos fuimos hacía el vestuario, a medida que le comentaba nuestro plan para la segunda parte: ponemos a Palao con un rol de organizador adelantado, y pasamos a controlar el encuentro. Dicho y hecho, salimos a la segunda mitad con otra cara. Así, Yerai empató con un trallazo desde la frontal (aquí sí percibí la importancia del gol), y Álex Lozano nos dio la victoria en una jugada ensayada en un córner. Victoria como visitantes en campo del líder. Todo salía a pedir de boca, o no... - Yerai, que auténtico golazo has marcado. Estoy muy contento de que estés con nosotros. + Sí, míster... - Tio, no te noto lo suficientemente contento. + ... - ¿Tiene algo que ver con lo que te estaba diciendo ese hombre? + Sí, bueno... No quería decirtelo ahora, pero ya que sacas el tema: la temporada que viene jugaré en la Tercera División extremeña. Yerai no continuará en el Albalate la próxima temporada Uno de nuestros puntales abandonará el equipo a final de campaña. De hecho, el que estaba siendo nuestro jugador más decisivo. Que cruel episodio para nuestro equipo, justo ahora cuando parecía que estábamos arrancando definitivamente. En cualquier caso, Yerai se había comprometido a acabar la temporada en Albalate, y teníamos que disfrutar de sus servicios hasta el último minuto. Las dos victorias consecutivas nos dieron ese empujón anímico que veníamos buscando desde principio de campaña, y nos sirvieron para superar al Alcorisa (3-1) sin demasiado esfuerzo. Gracias a las tres victorias, el equipo cambió totalmente su rumbo. Solo hubo un pero: en una cena de equipo, Gascón se discutió con Palao porque le había quitado el puesto, y no pude consentir que un jugador se enfadara así por una decisión estrictamente futbolística, así que decidí dar salida a Gascón inmediatamente. De hecho, pensaba que todo estaba saliendo bien, pero no era nada así. Sin esperar tal puñalada trapera, el presidente me reunió el día 17 de enero en su despacho para comunicarme con una frase lapidaria, que estaba solo: + Etxarri, Barbero, Losada y Riera se han ido. Tienes que buscarte un nuevo cuerpo técnico. Todos han recibido otras ofertas y se han marchado. - ¿Que coño quiere decir que se han ido?, espeté mientras soltaba un puñetazo sobre la mesa del presidente. + Lo siento, Isaac... Pero el fútbol es así, si les llegan ofertas mejores... - No me lo puedo creer, ni siquiera me han dicho un triste adiós. Que les jodan. No estarán aquí la temporada que viene, se perderán el ascenso, y ojalá se pudran en las catacumbas del fútbol. Estas cosas son las que nos hacen más fuertes, y los jugadores así lo entendieron. Nuestros dos cuerpos técnicos durante la temporada El juego del equipo arrancó definitivamente a partir de la salida de todo el cuerpo técnico. Nos hicimos completamente un grupo de amigos, sabedores de que estábamos solos en esta cruzada. Entendimos que si habíamos podido vencer al Tauste en su campo, podíamos vencer a cualquiera. A partir de ahí, crecimos exponencialmente, llegando a recibir galardones semana tras semana de jugadores en el once inicial de la categoría, y un servidor siendo elegido mejor entrenador del mes de Enero. Acabamos el primer mes del año 2017 con una racha espectacular. Después de las tres victorias ante Cella, Tauste y Alcorisa, llegaron dos más (y a domicilio) contra el Casetas (0-2) y el Gallur (1-2). El juego del equipo era más que fluido, y así nos plantamos en un Febrero que también sería irrepetible, con 4 victorias en 4 partidos, especialmente importante la última ante el Valdefierro (1-0). Con una racha de 9 victorias consecutivas, logramos acercarnos a 11 puntos de los puestos de ascenso, pero el ritmo de los equipos de la parte alta (Tauste, Villa de Alagón y Atlético Calatayud) era inalcanzable, más aún teniendo en cuenta que solo quedaban 6 partidos por disputarse (aunque dos de ellos eran ante el Villa de Alagón y Atlético Calatayud). Nuestros jugadores se hicieron un sitio habitual en el once semanal Cada partido estaba tildado de final entre nuestros aficionados, pues el tren de un posible milagroso ascenso solo pasaba por continuar una racha de victorias que, si nos la hubieran dicho a final del año 2016, pensaríamos que era una broma de mal gusto. Por eso, visitar el estadio del Mallén se antojaba indispensable para seguir con la ilusión viva. Pero nada salió como pensábamos, y faltando solo 10 minutos para la conclusión, perdíamos por 2-0. - Vamos todos hacia arriba. Cambio: Ayala por Martín. Dile a Lozano que cerramos con tres atrás. Me da lo mismo encajar el tercero, hay que morir matando. En una brillante internada de Sukunza, gol de Palao. Quedaban cinco minutos para el final, y queríamos seguir soñando. Pero el sueño se convirtió en imposible mientras que el cronómetro no paraba de seguir. En el último de los minutos de añadido, conducción de Martín... - Chuta, chuta, chuta. Vamos chuta Martín. GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL. Salí corriendo hacia la grada para celebrar el tanto de Martín. Que trallazo del chico de la cantera. Es verdad que nos quedábamos a trece puntos del ascenso con tan solo quince por jugar, pero conseguíamos mantener la imbatibilidad del equipo. Es para estar más que orgullosos de estos chicos. Una racha de ensueño para los alabalatinos
  2. 3. En el camino correcto Ir al campo del Valdefierro no pinta excesivamente bien teniendo en cuenta la racha que atesoramos. Ellos son un equipo muy poderoso, tácticamente brillantes, con experiencia, y pueden penalizarnos mucho. Dicho y hecho, el Valdefierro nos barrió del campo: 3-0 y para casa. Lo peor es que la reacción no llegaría ni contra el Zaragoza 2014 (1-0 derrota como visitantes) ni contra La Almunia (2-2). Después de 9 partidos sin conocer la victoria, decidí encerrarme en mi habitación a consultar los videos sobre los rivales que Losada me había conseguido durante la semana. Recibíamos en casa al Atlético Calatayud, el quinto clasificado de la competición, y una derrota pondría mi puesto demasiado en entredicho. Después de horas estudiando a los rivales, llamé corriendo a Losada: - Tienes que venir a mi casa, creo que tengo la llave de nuestros problemas. Losada y un servidor discutimos durante casi tres horas sobre la nueva táctica Losada llegó exhausto a mi pequeño hogar, situado cerca del Calvario, a las afueras del pueblo y en una pequeña colina que dificultaba su acceso en vehículo. Cuando ya estábamos los dos solos, en mi oscuro despacho, le enseñé el montón de garabatos en el que había estado trabajando durante horas. Al principio no entendió nada, pero con el paso de los minutos mis palabras parecieron articular cierto significado. Rodrigo abandonó la sala después de más de dos largas horas de explicaciones y debate futbolístico, acabando con una frase que acabaría por ser la verdadera solución: - Acuérdate de que mañana viene el chico ese catalán que me pediste, un tal José María... Realmente, Losada hacía referencia a Josep Maria Palao, un amigo mío que tenía afincado en Barcelona de mi época como estudiante y que había convencido para jugar en el Albalate. Entre tantas derrotas se me había olvidado por completo que venía para ser nuestro nuevo refuerzo, pero... ¡Bendita llegada! De buenas a primeras, decidí alinearlo como titular en el encuentro frente al Atlético Calatayud. La figura de Palao se antojaba indispensable en este nuevo esquema que había decidido diseñar. Su posición como segundo delantero, dejando totalmente libre la banda izquierda sería clave para las internadas del carrilero izquierdo. Esto, sumado a la aglomeración de jugadores que había en la zona central, nos debía permitir ser superiores ante los rivales, y llevar el balón al tercio rival de campo. En la práctica todo salió a pedir de boca: racha rota, gol de Palao, portería a cero y 1-0 final. El nuevo esquema del equipo La victoria ante el Calatayud fue una dosis de adrenalina muy importante, y necesaria, para el equipo. Parecía que todo debía volver a ir sobre ruedas, y solo faltaba refrendar este cambio de esquema tan positivo con un nuevo triunfo, también en casa, esta vez contra el Calamocha. Con esas salimos al encuentro, y dominamos, dominamos, dominamos... Y en la segunda parte gol a la contra. A la mierda los tres puntos. Estamos a 22 puntos del ascenso (totalmente imposible) y solo a 5 de los puestos de descenso. Pese a ello, cuando Losada se me acercó al final del partido: - No te preocupes, ha sido un accidente. Hubieramos ganado este partido en 99 de las 100 veces que lo podríamos disputar. Estoy orgulloso del trabajo de los chicos. Mira como han dominado. + Lo sé mister, pero necesitamos puntos, sino nuestro trabajo se puede ir al garete de un momento a otro... - Tranquilo, tú atiende en los entrenamientos, mira como los chicos están comenzando a plasmar las cosas sobre el césped y toca madera para que no volvamos a tener lesiones. Si esto se cumple, iremos para arriba en la clasificación. De los 7 remates entre palos, 4 de ellos fueron en ocasiones más que claras para los nuestros Durante la semana Losada se presentó en el entrenamiento con dos hombres nuevos, uno mucho más joven que el otro. El chico se llamaba Álex Lozano, tenía buena planta, y era un central que estaba sin equipo. El más veterano era Gerard Pijoan, un conocido del fútbol catalán que ya atesoraba 30 años en sus botas. Después de las pertinentes pruebas, decidí incorporar a los dos jugadores para dar, por fin, la plantilla por cerrada. La visita al campo del Villa de Alagón, el líder en la tabla debía ser la piedra de toque para reafirmar nuestra mejoría en el juego o para condenarnos a luchar definitivamente por el descenso. Sin duda, fuimos fieles a los ideales, y el partido se marchó con el resultado sin goles a la media parte. En la reanudación, brillante jugada de Pijoan por la derecha... - ¡Árbitro! Es penalti, es penalti como una catedral. Lo tienes que haber visto. Por suerte, el colegiado no necesitó de mis indicaciones para señalar el punto fatídico, y Ayala se encargó de ponernos en ventaja. Tras el gol fue un simple juego de esperar y contragolpear. Cuando ellos estaban volcados sobre nuestra área, contraataque rápido y de nuevo penalti sobre uno de nuestros jugadores. Ayala no perdonó y cerró el marcador. - Te lo dije Losada, joder. Con este esquema no tenemos rival. Los chicos juegan de fábula. La semana después de la victoria en el campo del líder fue, como no podía ser de otra forma, la más placida de la temporada. Entrenamos con tranquilidad, pusimos en práctica los pequeños ajustes que queríamos llevar a cabo el domingo, y nos echamos unas risas sobre la tierra de nuestro estadio. Llegó el Domingo y la afición vistió de gala el Clemente Padilla, llevándonos en volandas para vencer por 3-1 al Fuentes con los tantos de Yeray, por partida doble, y de Palao. Esto solo podía ir a mejor. Josep Maria Palao, el hombre que dio la vuelta a la situación en Albalate Pero en todos los cuentos, siempre existe un villano. En nuestro caso se vistió de equipo aragonés, concretamente de C.D. Quinto. Pese a que las cosas salían a pedir de boca, su tanto inicial nos desconectó en cierta forma del encuentro. Fue extraño, porque estábamos dominando, pero cuando llegábamos a zonas donde hacer peligro, el equipo dejaba de tener ideas. Así llegó su segundo tanto, entre tanta imprecisión de los nuestros. Ni siquiera el golazo de Palao desde la frontal nos acabó por meter en el partido, porque nada más servir de centro se encontraron con el 3-1 tras un fallo impropio de una zaga de un equipo como el nuestro. Me volví frío a Albalate, muy frío, pero convencido de que sabía que estábamos en el camino correcto.
  3. Increíble el último post. Estoy convencido de que podrías escribir una novela y sería de las buenas (aquí tienes un futuro comprador si algún día te animas a escribir editorialmente hablando). En cualquier caso: - En el tema deportivo creo que es una buena opción. Aunque muchos crean que la Regional Preferente es una división asequible, sin jugadores con un poco de renombre es muy dificil conseguir el ascenso a Tercera División, y creo que sumado a los mimbres que mostramos en la primera temporada podemos conseguir estar en la zona alta: al final, lo importante será llegar al mes de Mayo con opciones reales de ascender. Confiamos en el proyecto. - En el tema extradeportivo solo decirte que eres un genio. Me encantó la recreación de la historia con Laura, y estoy deseando ver como continua. Hasta entonces no puedo opinar demasiado, solo una cosa: no dejes que se vaya a Barcelona, si hace falta dale trabajo de lo que sea en el Ourense. Un saludo, y muchos éxitos gallegos!
  4. 2. Inicio y caída en picado Un inicio muy bueno, y un tramo siguiente horroroso Qué sensación la de saltar al terreno de juego para dirigir mi primer partido como entrenador. El estadio, con suficiente gente como para sentirme en un ambiente efervorecido, rebosaba aquél ambiente de fútbol de antaño. Saltamos con el mismo esquema que en la pretemporada, un 442 con las lineas bien juntas, intento replegar atrás y salir al contraataque. Y todo el trabajo se va al garete en la tercera jugada que nos hacen en el partido. Corría el minuto 6 cuando una mala basculación de nuestra zaga acaba con un remate cruzado al que nada puede hacer Aragoneses. Tocaba reaccionar rápido, así que decidí adelantar las líneas y pasar a un estilo más de control, esperando que nuestro equipo reaccionara a base de tener la pelota. Nos costaba entrar en el partido, no teníamos ocasiones, pero la primera que enganchó Gascón fue a barraca. Solo 10 minutos más tarde, Dani Gil nos puso por delante, y en el 33 de la primera ya vencíamos por 1-3 con un trallazo de Amengual. Luego solo fue cuestión de aguantar y certificar la victoria. Y que victoria, en uno de los presumibles equipos duros de la categoría y con sobriedad. La afición tenía ganas de recibirnos en la siguiente jornada, y nosotros de agradecer a los 20 aficionados que se desplazaron hasta Fuentes de Ebro las molestias por el viaje. Así que salimos al partido con una vocación más ofensiva que en la primera jornada, pero el armazón del Quinto se nos atragantó demasiado. Los minutos pasaban y las ocasiones se resistían. Decidí mirar el banquillo y di entrada a Santiago Montero, uno de los fichajes más ilusionantes del mercado veraniego que se había quedado fuera del once. Fue entrar y besar el santo, faltando 8 minutos para la conclusión, disparo desde la frontal enganchado a la cepa del poste y los tres puntos que se quedan en casa. Dos victorias en dos partidos. Y en el tercero la racha no se cortaría. Es verdad que sin ser un partido brillante logramos los tres puntos, pero en esta Liga nunca es fácil vencer a domicilio. Esta vez lo hicimos ante el Cella con un solitario gol de Marcos Torrano, pero los síntomas no eran buenos. + Llevamos 3 victorias en 3 partidos, pero ¿no notas como el equipo no se parece en nada al de los entrenamientos? - ¿Pero que dices míster? Ni los más optimistas podían esperar un inicio así. + Es verdad, pero los resultados no lo son todo. Estamos teniendo fortuna en los últimos metros, pero cuando esta nos abandone podemos sufrir. Losada negó con la cabeza y se fue renegando de mi hacia el vestuario. Creía que el equipo estaba jugando de fábula, pero yo no podía opinar lo mismo después de lo visto sobre el verde (en nuestro caso la tierra) de los campos de Aragón. El inicio del Albalate fue glorioso Por desgracia, el tiempo acabó por dándome la razón. Los albalatinos llegaron al estadio confiados para la visita de un Tauste que también llegaba como imbatido (2V-1E-0D), igual que nuestros jugadores, un error que jamás debimos cometer. En el minuto 3 ya perdíamos por 0-1, y a la media parte nos endosaban un 0-3. Intenté tocar todas las piezas, el estilo de juego, el dibujo... Nada salía. Nos llevamos un 0-4 y gracias, porque dispararon 23 veces (fallando un penalti incluso) por 3 nuestras. Un desastre. + Te lo dije Losada, joder. - Déjame en paz. Como mínimo solo teníamos que esperar una semana hasta nuestro próximo partido. Decidimos poner el énfasis en la fase ofensiva del equipo durante la semana, ya que un paupérrimo balance de 3 chutes era inadmisible (cuidado, recibir 23 también era lamentable). La visita del Casetas fue el reflejo de aquello que le explicaba a Losada hacía dos semanas. Partido horroroso, no jugamos a nada, y victoria. Y que victoria, perdiendo 1-2 en el 85, y remontando como el Real Madrid en los últimos minutos. Aún así, el juego era una castaña, y me fui dándole vueltas a casa... + Necesito fichar a alguien con experiencia. ¿Que tienes por ahí, Samuel? - Tengo un buen central. Tiene 38 años, pero creo que querría venir aquí si le ofrecemos alojamiento gratis. Sí Samuel me recomendaba un jugador, yo lo fichaba sí o sí. Tengo confianza plena en los informes de Samu, y el fichaje de Óscar Rodriguez parecía el adecuado para el equipo. Su debut sería ante el Alcorisa, como visitante, y el partido... Jodido partido. Todo pintaba bien cuando el jóven Amengual volvía a ver puerta en la segunda parte (63') y nos daba ventaja, pero rápidamente la perdíamos (65'). Además, en 4 minutos, doble amarilla por expulsión de Dealbert y a aguantar con 10. Cuando mejor lo estábamos haciendo, entrada durísima a Santiago Montero. + No puede ser. Me cago en la puta. Jodido árbitro, ¿no has visto eso? Ha sido delante de tus narices. Lo tienes que haber visto. ¡Expúlsalo! - Tú, el entrenador. Expulsado, te vas a la grada. No podía creer que me expulsaran por culpa de defender a uno de mis jugadores. Santiago Montero no podía ni caminar después de aquella entrada a la altura de la rodilla. Los pronósticos se cumplieron después de la resonancia magnética que le hicimos en el Hospital más cercano al estadio: ligamentos dañados y 2 meses de baja. La presencia en el centro del campo de Montero era capital. El equipo se cayó sin él, y vinieron después dos empates consecutivos, ante el Gallur (1-1) y el Morata (3-3), con goles en el descuento para sacar dos puntos que eran totalmente innecesarios en nuestro objetivo. + ¿Podemos traer algún recambio, Samu? - Tengo un chico, no es el mismo perfil, pero bueno... Después de la conversación, fiché a Iñigo Ramos, una jóven promesa de 16 años que venía con el cartel de centrocampista recuperador. Pero ni con estas el equipo supo salir adelante. Pese a ello, con 7 partidos disputados solo 1 derrota en el casillero. Visita a Utrillas. De nuevo, gol al final para empatar de Sotés. Pero, un momento, queda por defender la última jornada. Hay que amarrar el punto. "El disparo de Royo... Gol del Utrillas". Joder, joder, joder. No puede ser. Con estos chicos no vamos a ningún sitio. Son demasiado inocentes. No puede ser. Bueno, como mínimo, tenemos una visita a priori fácil ante el Sabadense. Aunque es verdad que el Sabadense encadena dos victorias, no había conocido los tres puntos en todo lo que llevábamos de temporada. Creo que es el momento de un cambio de esquema. Pasamos al 433. Se lo explico a los chicos en el vestuario: + Vamos a jugar con un 433 con dos extremos bien abiertos para generar peligro por las bandas. - Pero míster, estamos acostumbrados a jugar con un 442... + Ya, pero aquí se juega a lo que yo digo. ¿Estamos? Ni mis putos 20 años, ni ninguna tontería conseguiría pararme con mi objetivo. En Albalate se juega a lo que yo digo, y esa es la primera premisa. El partido comienza bien, tenemos oportunidades, pero la suerte no acompaña. Llegamos al tramo final con el resultado inicial... Chute, rebote, y gol en contra. Segunda derrota consecutiva. Los jugadores agacharon la cabeza cuando pasaron ante mi. No sabía que le pasaba al equipo. La racha empieza a ser muy negativa para nuestros intereses... La prueba de fuego sería la visita del Mallén a nuestro estadio. Mantengo el 433, que a nivel de juego parecía que nos había dado un pequeño salto en cuanto a generación de ocasiones. Pero ni con esas. A la media parte perdíamos por 0-2... + Bueno, volveremos al 442. A ver si así... - Gracias, míster, así jugaremos mejor, y más cómodos. De ninguna forma. 2 disparos en todo el partido. Este equipo está muerto. Nunca había visto un equipo jugar peor. Cuanto trabajo queda por hacer. Y ya estamos a 13 puntos de la plaza de promoción. Incluso cuando me retiraba del estadio escuché algún silbido. Losada me tuvo que parar antes de encararme con un aficionado. - Isaac, tenemos que jugar al toque. Al toque. Con la misma jodida frase estuvo el dichoso aficionado durante todo el partido. Así que me giré y le espeté: + A ver, estamos en Primera Regional, en un puto campo de tierra. No somos el puto Barça. Si tú crees que lo harías mejor, bajas aquí y entrenas tú. Tenía que darle muchas vueltas al proyecto. El equipo no juega a nada y empiezo a sentirme estancado. No se como sacar adelante esto. Tendremos que reunirnos todos y ver que podemos hacer. Aún así, nunca me planteo la dimisión. Este equipo tiene potencial.
  5. 2. Los inicios nunca fueron fáciles Cuando llegué a Albalate no podía creer lo que veía con mis ojos. Me habían prometido un proyecto ilusionante, con ambición incluso de luchar por Tercera División y me encuentro un campo en el que cada segada es sinónimo de polvareda y unas instalaciones (vestuarios, iluminación...) de aquello más deplorables. Tocaba ponernos manos a la obra desde el principio. Por ello concerté rápidamente una entrevista con Manuel Martínez, el presidente de la entidad, el mismo que me había llamado apenas hacía dos semanas. En ella dejamos claro que el campo podría aguantar siendo de tierra durante esta temporada, pero que en un futuro debíamos mejorar las instalaciones. Tampoco podía ser que llegara aquí y lo cambiara todo, incluso, en cierto modo, creo que Manuel acertó no dejándome llevar la razón a las primeras de cambio. En cualquier caso, lo más importante sería ver al equipo en acción. Acordé con los jugadores, con los que había quedado en el campo de entrenamiento sobre las 17:00, que en 30 minutos iban a disputar el primer partido de la temporada: un encuentro contra el juvenil del Atlético Albalate. Del partido saqué dos claras conclusiones: que tenía mucho (muchísimo) trabajo por delante si quería que este equipo llegará a cotas altas en la Regional Preferente de Aragón, y que Javier Gascón y Juan Pedro Dealbert, dos chicos de 15 años, formarían parte de la primera plantilla desde el día 1. Perdido en medio de la nada (aunque reivindiquemos aquello de que "Teruel existe"), no sabía que hacer para encontrar jugadores que pudieran ayudarnos a dar un salto de calidad. En cualquier caso, me presentaron a Rodrigo Losada, un pontevedrés que vivía en el pueblo y sería mi ayudante. Ambos estuvimos hablando un rato sobre el equipo, y los dos acertamos a que con estos jugadores únicamente no íbamos a ningún lado. Entonces empecé a pensar, y lo primero que hice fue sacar al móvil. Llamada a Pau Soto, antiguo preparador físico del Alcoyano al que había conocido en una conferencia sobre fútbol y primer fichaje de la temporada a coste 0 (después ya me encargaría de que le dieran alojamiento gratis en el pueblo). Apuntalar al equipo desde la estructura de los trabajadores parecía lo primero que había que hacer, por ello también reclutamos a Alejandro Garrido, un estudiante de fisioterapia del pueblo que haría las prácticas con el equipo de forma gratuita, y Samuel Barbero, un ojeador que parecía conocer Losada y que nos haría informes sobre jugadores a los que fichar (Samuel era un apasionado del fútbol y nos prometió que aquello lo haría de forma gratuita). Con los cimientos medianamente puestos, dejé el pueblo para viajar a Zaragoza. Tenía que hacer la matrícula para la Universidad y, casualidades de la vida, allí encontré la respuesta a todos mis problemas. Mientras esperaba en la pequeña sala de espera, en uno de los inmensos pasillos de la facultad, entablé conversación con un chico vasco que también parecía nuevo por la ciudad: - Buenas, me llamó Sotés, ¿y tú? + Yo me llamo Isaac, soy de Barcelona. Tú tampoco pareces de aquí... - No, soy de Logroño. + Gol en Las Gaunas. - Bueno, ya veo que te gusta el fútbol. Pero seguro que no tanto como a mi. He venido a la ciudad con un amigo, Nachito, creo que está por allí, para hacer periodismo. Los dos hemos tenido que dejar el fútbol por venir a Zaragoza... + ¿Jugáis a fútbol y no tenéis equipo? - Sí. + Me vuelvo a presentar entonces: soy Isaac, y por extraño que parezca, entreno al Atlético Albalate, un equipo de Regional Preferente. Si puedes venirte mañana por el pueblo, envíame un whatsapp al 698356472. Os espero para haceros las pruebas, si queréis. No dejé prácticamente tiempo a la contestación debido a que escuché mi nombre por segunda vez desde el interior de una de las aulas de la facultad. Parecía que le había convencido, pero no lo tenía del todo claro... Cuando al día siguiente me presenté en el campo de entrenamiento, me encontré a Sotés, Nachito, y dos chicos más que respondían al nombre de Santiago Montero y Marcos Torrano. Estos dos últimos eran amigos de Nachito, y los había traído sabiendo de la falta de jugadores (y de calidad) de la actual plantilla del Atlético Albalate. Saludé a los cuatro cordialmente y nos adentramos en la arena del terreno de juego. Sobre este pude darme cuenta de que teníamos a cuatro jugadores para ser titulares, si bien Nachito y Sotés todavía eran jóvenes y podían alternar incluso minutos con el juvenil, Torrano y Montero eran de lo mejor que íbamos a tener en el equipo. Al finalizar el entrenamiento, les firmé un contrato sin pensármelo dos veces. Eso sí, respetando las directrices de la junta directiva: en el Atlético Albalate nadie cobra por jugar al fútbol. Pretemporada de luces y sombras La primera piedra en el camino en la pretemporada no iba a ser nada fácil. Nos tocaba recibir en casa al Sariñena, un equipo de Tercera División, que nos iba a dejar bien claro que la temporada no iba a ser nada fácil. De hecho, nos pasaron por encima con una superioridad que ni siquiera yo esperaba (confiaba en que la superficie de arena les dificultaría demasiado el juego), y caímos por 1-3 de forma estrepitosa. En el siguiente partido aprendimos la lección y obligué a los chicos durante los días previos a focalizar sus esfuerzos en la colocación defensiva: en un estadio como el nuestro, la portería a cero nos puede asegurar ganar el 75% de los partidos. Aún así, este no fue el caso. La visita del Cabanillas sacó a relucir otro de los graves problemas del equipo, la falta de puntería. Dos partidos, y aún no conocíamos la victoria. Aún menos podíamos pensar que llegaría la victoria cuando nos tocaba viajar lejos de Albalate. Concretamente lo hacíamos al estadio del CD Pablo Iglesias, perteneciente al otro grupo de Regional Preferente Aragonesa. Pero, gran sorpresa, victoria por 0-1 con un auténtico golazo de Aumengual para llevarnos un sabor de boca impresionante de vuelta al pueblo. El último partido antes de empezar la temporada parecía, sin duda, el más complicado de la pretemporada. Pese a ello, era necesario comprobar como habíamos ido adaptándonos al modelo de juego que quería imponer (durante los primeros partidos de Liga se verá más claro), y la visita del Illueca fue complicada, con derrota incluída para nosotros, pero con más puntos positivos que negativos. Teniendo en cuenta que era un equipo de Tercera División, competimos desde el minuto 1 hasta el 90 (llegamos al descanso con empate a cero), y tuvimos nuestras opciones: con 0-1 fallamos un penalti, y luego la expulsión de Javi nos acabó por condenar. El balance era positivo antes de iniciar la Liga contra el Fuentes, pero notaba que el equipo aún andaba cojo en la portería y en la banda derecha. Por eso estuve hablando con Samuel después del partido contra el Illueca: + ¿Sabrías de algún portero o jugador de banda derecha que estuvieran disponibles por la zona de Zaragoza/Teruel? - Sí míster, tengo un par de jugadores controlados en cada posición. + ¡Y porqué no me habías dicho nada hasta hoy!? - Pensé que no lo necesitabas, como no me habías comentado nada... En cualquier caso, tampoco podía ser demasiado cruel con el pobre Samuel, que al fin y al cabo nos estaba ayudando gratis. Además, me pasó el numero de dos jugadores madrileños (Alberto Aragoneses y Ventura Redondo) que estaban actualmente sin equipo por Zaragoza y concretamos sus fichajes en un abrir y cerrar de ojos. De regalo con los dos, Óscar Ayala, un chico de Palma que estaba viviendo en el pueblo y que bajó a hacer las pruebas en el equipo una semana antes del partido. Parecía increíble, pero el joven tenía madera de jugador, por lo que lo firmé rápidamente. Con ellos, el equipo estaba completo. Plantilla con la que afrontaremos la temporada (falta Aumengual, un delantero centro que también parte como importante)
  6. Un nuevo entrenador en el barro Mi vida siempre había girado alrededor de una circunferencia, concretamente la de una pelota. Desde pequeño había crecido con camisetas de fútbol a mi alrededor, gracias a la pasión de mi familia por el deporte rey (fui socio del FC Barcelona antes de salir del hospital, recién llegado al mundo). Y así crecí, entre tanto estudio, quedadas con amigos, tonterías con chicas y demás, me fui empapando de fútbol y más fútbol. Una pasión que fue creciendo año tras año. Intenté explotar al máximo mis posibilidades futbolísticas de futuro, pero mis dotes para estar sobre el césped no eran excesivos. Si alguna posibilidad tuve de continuar en este mundo, la genética me la robó. Cuando prometía como uno de los porteros con mejores reflejos del club dónde jugaba, el estirón no llegaba. Una primera temporada jugando en fútbol once con poco más de 1,30cm. de altura acabó por aniquilar mis expectativas. De hecho, no fue hasta los 16 años cuando alcancé una altura que, aunque tampoco fuera excesiva, me hubiera permitido seguir con ese camino. Mi vida durante la post-adolescencia combinaba las clases de la universidad con los campos de fútbol. Estaba cursando la carrera de Periodismo y trabajaba para la Radio local, que en aquellos momentos se encargaba de tratar la información del CF Gavà (Segunda División B). Mi enamoramiento por los colores azulgranas me perseguía al largo de mi vida… Entre todo aquello, veranos en el pueblo. Nunca guardé con demasiado cariño aquellos tiempos. Ni siquiera tenía ganas de recordarlos en aquél momento, pero todos se agolparon sobre mí, cuando estando sentado en la terraza de un bar llegó la llamada. - “Buenas tardes, ¿eres Isaac, el chico catalán?” + “Si, ¿quién eres?” - “Mira, se que te va a sonar un poco raro, pero tengo un trabajo para ti. En Albalate tenemos al equipo en la Primera Regional, pero nadie aquí tiene el título de entrenador ni se ve con corazón de poder tirar adelante la temporada…” + “¿Me estás ofreciendo que sea el entrenador de un equipo con jugadores que casi doblan mi edad?” - “Así es. Piensa que no tenemos alternativa posible, si no el equipo tendría que bajar a Segunda Regional, y nos ha costado mucho llegar hasta aquí. Tú conoces el pueblo, y he estado hablando con los chicos y no tendrán ningún problema en acatar tus órdenes. Sabes mucho de fútbol y sería interesante llevarlo a cabo.” + “Ahora mismo no sé qué decir… ¿Y mis estudios?” - “Te pagaremos la carrera en Zaragoza, así no tendrás que dejarlos. Será tu sueldo: la carrera y vales para restaurantes del pueblo. No podemos ofrecerte nada más, pero creo que está más que bien. Llámame cuando tengas algo claro”. El Atlético Albalate tiene sus particularidades, sino mirar la superficie del campo. Aún no podía creer lo que había sucedido cuando ya estaba en el tren con las maletas para instalarme en casa de mis abuelos. Iba a tener que empezar 3 de carrera en un universidad que ni siquiera sabía dónde estaba y debía compaginar mis estudios con el cargo de entrenador del Atlético Albalate. Con 20 años y encargándome de un equipo amateur en el pueblo de mi familia paterna. Cualquiera creería que estoy hablando de una historia del Football Manager...
  7. Sí, porque evidentemente el del equipo que he escogido no está. Empezaré la historia en cuanto tenga el escudo, creo que puede salir bien. Gracias
  8. Después de casi una tarde (me ha costado mucho lo de probar las reglas, no se porque el ordenador se bloqueaba), he conseguido poner el equipo. Ahora intentaré adentrarme en el mundo de las MLB posteando mi historia con el máximo de realismo posible. Ya la última duda, ¿me podéis enlazar algún lugar donde solicitar el escudo del equipo y alguna imagen para hacer más llevadera la historia que postearé? Siento ser tan pesado, pero estoy empezando en el foro y aún no me entero demasiado de donde estan las cosas, gracias!
  9. El que yo quiero no me sale que esté en ninguna división, así que no se si se puede hacer. La verdad es que soy un auténtico novato en todo esto, y cualquier paso me cuesta rato de entender... Si me puedes explicar un poco más (o simplemente como se desciende y asciende a un equipo en el editor), te lo agradecería. En cualquier caso, gracias por molestarte en ayudar
  10. Lo he intentado pero no lo he conseguido... Eso sí, no se si tiene algo que ver, pero dentro del Next Level Teruel veo que en cambios anteriormente era el Atlético Albalate (si no lo he entendido mal), y ese es el equipo que yo quiero (por si habría alguna forma más fácil de lograr ponerlo en la liga). Gracias!
  11. Buenos días, Soy novato en el grupo (y en el tema editor del FM17), así que os formularé una pregunta que probablemente sea sencilla, pero no consigo darle respuesta. Recientemente descargué un parche de esta web (ahora mismo desconozco el autor), para introducir en el FM17 hasta Primera Regional. El problema es que el equipo que quiero utilizar (el Atlético Albalate) no viene incluido en la liga, pero en cambio sí que está en el editor, así que me gustaría introducirlo en la Primera Aragonesa, pero no se exactamente como se hace. De hecho, lo he intentado añadiendo equipos a la liga pero cuando entro en el juego y cargo mi base de datos me da error. Si alguien me puede ayudar, se lo agradecería mucho. Muchas gracias cracks!
  12. Me he enganchado de forma increíble a la historia, la he leído en un solo día. Es brutal, sigue así, porque me ha encantado leerla. 1 - 8 2 - A 3 - A 4 - A 5 - A PD: Quería enviarte un MD pero no puedo porque no tengo las publicaciones necesarias, es para consultarte como poner un equipo del editor dentro del juego (quería empezar una historia similar a la de este Ourense, pero con el equipo de mi pueblo), si puedes comunicarte conmigo por e-mail (isaacfandos97@gmail.com) te lo agradecería mucho. Gracias, y continua con la historia!
  13. Hay algún parche como este para el FM17? Muchas gracias!