Guido_Rojo

Marco Ricci, un tipo con suerte...

Recommended Posts

El hace 19 horas, Guido_Rojo dijo:

una promesa en euros de dudosa procedencia había llegado desde Alcobendas en caso de que lograsen evitar nuestra victoria.

¿Dinero en esas categorías para primas a terceros?  no sé yo aunque siendo Alcobendas... puede ser, por esa zona se dice que tienen capital xD

Ánimo para los playoffs.

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
El En 6/3/2020 at 14:36, dankerlot dijo:

Quien nos lo iba a decir al final de la primera vuelta...

Impresionante segunda vuelta, con Sodiq Alade en estado de gracia!

Cuantos puntos han sido en esta segunda mitad de temporada?

Cuantos goles ha marcado en total el jugador nigeriano?

Enhorabuena y suerte en los playoff!

¡Bienvenido a la historia, @dankerlot!

Efectivamente, en la segunda vuelta el equipo hizo una campaña de campeón: 41 puntos sobre 57 posibles. Sólo fuimos superados en ese lapso por el a la postre ganador de la liga, el Alcobendas CF, que recolectó 42. Uno piensa en esos cinco puntos que dejamos en nuestros enfrentamientos ante el Santa Ana (derrota 1-0 y empate 1-1), descendido con cuatro jornadas de antelación, y es para cortarse los huevos... En fin, ya es agua pasada.

El Príncipe de Lagos, como lo apodó la afición, marcó 34 tantos en 38 partidos en la liga. Teniendo en cuenta que el equipo hizo en total 57 goles, es justo remarcar que el nigeriano fue el autor del 60%. Una bestialidad. El año anterior, según atestiguan los registros, "sólo" había metido 11 en 32; por lo que puede decirse que Sodiq explotó de la mano de Ricci :silb:

Muchas gracias por leer la historia y participar.

El En 6/3/2020 at 14:50, mrgneco dijo:

¿Dinero en esas categorías para primas a terceros?  no sé yo aunque siendo Alcobendas... puede ser, por esa zona se dice que tienen capital xD

Ánimo para los playoffs.

¿Qué tal, @mrgneco? Un gusto tenerte en el hilo.

Donde haya fútbol habrá dinero dando vueltas, y en consecuencia, intereses espurios :ph34r:

Desconocía por cuestiones lógicas que la zona de Alcobendas fuese de gente adinerada; las casualidades de la vida... Ahora bien, te lo pregunto por tu condición de madrileño: ¿el Alcobendas "bueno" no es el Alcobendas Sport? Los finalmente campeones no estaban en los planes de nadie (ni siquiera venía su escudo en pack de logos que tengo, y eso que están los de un 90% de los equipos de Tercera); aparecieron de la nada con esos jugadores de nivel de Segunda que enumeré en el relato y se quedaron con todo. De ahí mi rabia y la invención de lo de las primas a terceros xD

Veremos qué pasa en los playoffs. Tranquilamente podríamos caer en la primera eliminatoria e igualmente sentirnos orgullosos por lo hecho en la temporada. Ojalá seamos dignos.

Saludos, y gracias por pasarte.

Edited by Guido_Rojo
  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

7YXBqwH.png

 

Fase de ascenso a Segunda División B - 2016/2017

 

Sistema de disputa.

En total, en Tercera se reparten 18 ascensos por temporada.

En primera instancia, cada uno de los 18 campeones de grupo choca contra otro por disposición del azar. El ganador de cada una de esas nueve eliminatorias, que son a doble partido, asciende a Segunda División B.

En paralelo, y también por sorteo, los segundos chocan contra los cuartos, mientras que los terceros son emparejados entre sí.

Los sobrevivientes del párrafo anterior vuelven a entrar en un sorteo, esta vez mezclados con los nueve campeones de grupo que hubiesen salido derrotados en los cruces entre los primeros de cada bloque.

Por último, los últimos 18 equipos en pie se baten a duelo, una vez más por orden del azar, en la eliminatoria final para decidir a los nueve ascendidos restantes.

 

Primera eliminatoria.

uyfr0tj.jpg

El sorteo de la primera eliminatoria lo viví en mi despacho en compañía de César, mi fiel ladero, y don Pedro Vega, nuestro presi con jerarquía de vice. Cuando el encargado de darle curso al azar mostró el papel que decía “Atlético de Pinto” nos explotó el pecho de orgullo, pero enseguida llegaron los nervios. La próxima bolilla, perteneciente al bombo de los cuartos de cada grupo, llevaría el nombre de nuestro rival.

-Sevilla Fútbol Club “C” -anunció con tono monocorde y gesto impertérrito el hombre del sorteo.

-¡Me cago en la puta! -se quejó César y dio un golpe a la mesa- Tanto luchar por quedar subcampeones y nos toca el Sevilla C de los cojones.

-No creo que sean buenísimos si han acabado cuartos en su grupo, digo yo -intentó poner paños fríos don Pedro.

Lamentablemente, mi pensamiento estaba más alineado con el de César. Enfrentar al filial de un club grande siempre representa un arma de doble filo: por un lado, suelen padecer la inexperiencia de su juventud; pero por el otro, no es raro que cuenten en sus filas con uno, dos o más monstruitos que puedan marcar la diferencia.

-¡Joder, macho, el puto Sevilla C! -volvió a gruñir César, ahora con los brazos cruzados- Ya podía tocarnos el filial del Lugo o el del Nástic; pero no, tenía que ser un filial del Sevilla…

-Tranquilo, César -intervine-. No te olvides de que a los pibes del Atlético les ganamos los dos partidos y a los del Getafe, de locales, los pasamos por arriba.

 

El mismo día del partido de ida viajamos a Sevilla en AVE en el que fue mi primer desplazamiento lejos de Madrid desde que había asumido como entrenador del Atlético de Pinto. Compartimos el traslado con alrededor de cuarenta fanáticos.

Vbr2ZBf.jpg

Casi cuatro mil sevillistas reventaron la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros para alentar a sus canteranos, entre los que se encontraban el mediocampista Fede San Emeterio y el central José María Amo, que ya habían debutado incluso con el primer equipo.

No había transcurrido ni un cuarto de hora cuando Sodiq, siempre él, cambió por gol un penal que él mismo había fabricado. La apertura del marcador no modificó demasiado las cosas; el juego era áspero, muchos nervios y pocas ocasiones. Promediando la segunda parte decidimos retrasar líneas y casarnos con el 0-1, pero en el 87’ no supimos defender bien un córner y apareció San Emeterio para sellar el 1-1 final.

-No pasa nada, muchachos -procuré levantar a un vestuario amargado por ese gol recibido cuando el partido se moría-. Estamos en ventaja por el gol que metimos hoy, y en Madrid los vamos a liquidar. No se preocupen.

Nada más lejos de la realidad. El encuentro en el Amelia del Castillo, pese a que lo tuvimos más controlado, se nos hizo eterno. El gol se nos negó una y otra vez y tuvimos que convivir durante los 90 minutos con la angustiosa posibilidad de que apareciera algún monstruito del Sevilla y matara nuestro sueño. Finalmente, nada de eso ocurrió y el tanto de Sodiq en la ida bastó para pasar a la siguiente pantalla.

Spoiler

yzrq3Wg.png

Nuestros compañeros de grupo también jugaron sus fichas en el primer asalto de estos playoffs. Por un lado, el todopoderoso Alcobendas CF salió vencedor en su cruce de campeones enfrentando al Teruel (5-2 global) y consiguió el ascenso a Segunda B. En el cuadro de los segundos, terceros y cuartos, el Atleti B demolió al Negreira (5-1) y accedió a la próxima ronda; no fue tal la suerte del Alcobendas Sport, que no pudo mostrar su mejor versión y cayó eliminado ante el Llosetense (4-3).

 

Segunda eliminatoria.

El siguiente sorteo nos emparejó con el Écija, curiosamente otro equipo sevillano. Habían terminado su liga en la tercera posición, con nada menos que 90 puntos y apenas dos derrotas en toda la temporada. En la primera eliminatoria se habían cruzado con La Virgen del Camino, a la que eliminaron con un global de 4-3.

Nuestro todopoderoso Sodiq no participó del nuevo viaje a la provincia de Sevilla por unas molestias. En su lugar dispuse la presencia de Alan Ávila, ese mexicano de notable técnica pero más frío que un invierno en Alaska; había marcado sólo cinco tantos en toda la temporada, en parte por el rendimiento sobrehumano del nigeriano que lo postergó a una suplencia vitalicia.

YxxzUkF.jpg

El Municipal San Pablo fue testigo de un cotejo similar a los que disputamos con el segundo filial sevillista, con la diferencia de que en el 39’ y en el 43’ recibimos dos mazazos de complicada digestión. En la segunda parte los jugadores del Écija entraron decididos a aprovechar el envión y cerrar la serie, pero en nuestro peor momento sacamos un conejo de la galera y el resistido Alan Ávila acalló a los locales con un anticipo estelar. Esa trompada digna del mejor Rocky dejó grogui al Écija, que ya nada pudo hacer para mejorar la exigua renta que les otorgaba el 2-1.

La vuelta fue un calvario. Pese a que recuperamos a Sodiq y entrenamos el aspecto ofensivo durante toda la semana, los ecijanos llevaron la manija del partido. Estábamos a su merced, dispuestos a sufrir un golpe de gracia que se hacía esperar. A falta de veinte minutos opté por darle ingreso a Alan Ávila y transmutar el 4-5-1 en un 4-4-2 más agresivo. Perdido por perdido… El Écija nos cedió el balón y se dedicó a aguantar. Nadie hubiese imaginado el festival de pases de primera entre Alberto Gangutia, Sodiq, Ismael y Ávila que el propio mexicano mandaría a la red en el minuto 78. Los adversarios no tuvieron resto para responder y el Amelia del Castillo deliró con el pase a la eliminatoria final. Existían razones de sobra para soñar.

Spoiler

ySDJyLd.png

No fuimos el único conjunto madrileño que avanzó a la etapa final, ya que el filial colchonero volvió a arrasar: goleó a domicilio (0-3) y en casa (4-0) al Laredo y se autopostuló como uno de los más serios candidatos al ascenso.

 

Tercera eliminatoria.

En la “finalísima” nos veríamos las caras con el Portugalete, club vasco de destacado recorrido en Tercera a lo largo de las últimas dos décadas, incluyendo algún paso fugaz por Segunda B. Esta temporada habían sido campeones del Grupo IV con tan sólo un par de caídas. El ascenso se les escapó por los goles a domicilio recibidos en el 3-3 global ante el Olímpic Xàtiva en la eliminatoria de campeones, mientras que la siguiente fase la superaron despachando al Orihuela por un ajustado 1-0.

Abrimos la eliminatoria en el Amelia del Castillo. Por primera vez éramos locales en la ida, y eso no me gustaba; tampoco que cayera justo el día de mi cumpleaños, el de mis 31. Esas dos cuestiones, y aunque la segunda no tuviese asidero alguno, me traían un mal augurio.

Como ocurre con la mayoría de los partidos decisivos, tanto el Portugalete como nosotros salimos a hacernos fuertes en defensa y ver qué pasaba después. Naturalmente parimos un encuentro feo y previsible; una partida de ajedrez en la que nadie se animaba a arriesgar un poco más. La igualdad se terminó rompiendo a través de una pelota quieta: un córner bien tirado y un cabezazo preciso le dieron la ventaja a los vascos antes de la media hora. Después del gol entramos en crisis, y en la agonía del primer tiempo nos volvieron a marcar en una jugada aislada. 0-2, silencio sepulcral y aroma a game over. En el complemento resolví pasar a un 4-4-2 con la entrada de Ávila en busca del milagro, pero apenas alcanzó para que, ya en el final, el veterano Ismael descontara y nos diera algo de vida en la serie.

Los días subsiguientes fueron duros. Trabajamos mucho en la faceta psicológica en pos de hacerles creer a nuestros guerreros que la remontada era posible.

La noche anterior a viajar a Vizcaya nos enteramos de que el Atlético de Madrid B, sorpresivamente derrotado en su primer asalto ante el San Roque de Lepe (1-2), había vuelto a caer (1-0). Ahora éramos el único equipo madrileño con opciones.

KbFrfUd.jpg

Para la revancha en el estadio La Florida preparamos un 4-4-2 con presión alta y los laterales y volantes en actitud ofensiva. Si íbamos a morir, preferible que fuese matando o intentándolo. El Portugalete optó por querer hacer bueno el valiosísimo 1-2 de mi infeliz cumpleaños y planteó un partido lento y sin riesgos. Metimos pelotazos por todos lados, pero ni Sodiq ni Ávila estuvieron en su tarde soñada. Todo se acabó cuando, apenas comenzada la segunda mitad, nos cazaron en un contragolpe perfecto. Si bien seguíamos necesitando los mismos dos goles que al inicio, el 1-0 nos masacró la psiquis y anuló cualquier atisbo de reacción.

Una vez finalizado el juego, con todo el dolor a cuestas, entré en el campo a reanimar a los míos. Casi todos yacían despatarrados en el césped, el rostro lleno de las lágrimas que más duelen, las que tardarán más en secarse; las lágrimas de los que no saben si algún día volverán a vivir algo igual. Entonces recordé una cita que leí después de la derrota de Argentina ante Alemania en el Mundial de Brasil 2014: «Es verdad que a veces el fútbol se parece a las películas, ésas que terminan bien. Pero en general no sucede. Lo que sucede, casi siempre, es que el fútbol se parece a la vida donde las cosas, muchas veces, terminan de un modo distinto al que soñamos».

Spoiler

c4r7nwG.png

 

Edited by Guido_Rojo
  • Sad 4

Share this post


Link to post
Share on other sites

Que pena morir ahí en la orilla. Toca resignarse e intentarlo de nuevo al año próximo.

  • Sad 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Mucho ánimo a esos jugadores que lo han dado todo! 

El próximo año se vuelve a intentar!

  • Sad 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
El hace 15 horas, mrgneco dijo:

Que pena morir ahí en la orilla. Toca resignarse e intentarlo de nuevo al año próximo.

 

El hace 10 horas, dankerlot dijo:

Mucho ánimo a esos jugadores que lo han dado todo! 

El próximo año se vuelve a intentar!

 

@mrgneco, @dankerlot.

Un dolor enorme. Si bien podemos mirar atrás y decir que hicimos muchísimo más de lo esperado, haber llegado hasta ahí y no haber podido dar el último pasito nos deja una espina en el corazón. Sobre todo porque no somos un equipo de los habituales punteros del grupo madrileño y desconocemos si algún día podremos alcanzar una oportunidad tan nítida.

Sin ir más lejos, el futuro de la plantilla con respecto a la temporada próxima es una incógnita por resolver; al ser el Atlético de Pinto un club semiprofesional, muchos futbolistas se niegan a renovar sus vínculos o contraofertan contratos amateurs a la espera de marcharse a la primera oferta decente que les llegue. El panorama no es el mejor. Veremos si Ricci logra sostener la productividad pese a los numerosos contratiempos que se vislumbran de cara al corto plazo.

Saludos a ambos, y muchas gracias por dejar sus comentarios en el hilo!

Share this post


Link to post
Share on other sites

7YXBqwH.png

 

Análisis – Temporada 2016/2017

 

Plantilla

5OvthS5.jpg

Los mejores.

Sodiq Alade (7,27). Pichichi de la liga. Hulegan las palabras. El nigeriano marcó 35 tantos en 43 partidos -contando los de los playoffs-. Este campañón se lo debemos en gran parte a él.

Ismael (7,13). Extremo por la derecha que dio una temporada de ensueño a sus 34 años. En su último año como profesional jugó 44 partidos, hizo cinco goles y repartió nueve asistencias. Nuestro capitán sin brazalete.

Jaime Turégano (6,94). Buenos rendimientos del carrilero zurdo. Salida segura desde el fondo y mejores subidas por la banda.

 

Las revelaciones.

Alberto Gangutia (7,13). Llegó como refuerzo de relleno y terminó convirtiéndose en un fijo en el centro del campo. Gran visión de juego.

Héctor Fuentes (7,09). Arrancó como suplente y poco a poco se hizo un lugar. Explotó definitivamente en la segunda vuelta, consagrándose como un centrocampista de apoyo “llegador”: cinco goles y dos asistencias lo certifican.

 

Las decepciones.

Jorge Katime (6,43). Desde el primer momento creí que Katime sería lo que finalmente fue Sodiq. No podía haber estado más equivocado. Perdió la titularidad enseguida y no marcó en ninguna de sus ocho apariciones.

Alan Ávila (6,91). Salvó los muebles en la serie contra el Écija, metiendo los dos goles decisivos, pero se esperaba mucho más de él por su calidad y aquel doblete en su presentación oficial. Postergado por nuestro superhombre nigeriano, tan sólo anotó siete veces en 28 juegos.

 

Objetivos

Citar

La previsión de la prensa nos ubica duodécimos entre los veinte equipos; más cercanos a los puestos de descenso -los cuatro últimos- que a los de los playoffs de ascenso -los primeros cuatro-.

Analizando a la plantilla, creo que podemos trazarnos la meta de alcanzar un digno octavo o noveno puesto. De todos modos, merodear la colocación que prevé la prensa no representaría ningún fracaso. Lo primordial será evitar la lucha de los de abajo.

El análisis previo evidencia la magnitud del éxito alcanzado por el equipo esta temporada.

Pensamos en ésta como una campaña de transición; el primer paso para sentar bases y empezar a construir un futuro alentador. Sin embargo, quemamos etapas a lo loco y rompimos (casi) todos los números. El subcampeonato liguero y haber llegado a la tercera y última eliminatoria de los playoffs de ascenso, marcan que fue una temporada perfecta.

Doy, entonces, por sobrecumplidos los objetivos.

 

Cantera

8PqiDmX.jpg

Nuestro equipo juvenil no disputó ninguna competición este año. Su figura apenas fungió, en encuentros amistosos ante rivales de nula estofa, como banco de pruebas y/o modo de mantener en forma a los no habituales del primer equipo.

 

Debutantes.

Julián Domínguez(*). Este lateral derecho nacido en Leganés, fichado como libre en el mercado veraniego, se dio el gusto de debutar con los “grandes” con apenas 17 añitos; ingresó en el minuto 90 en el partido que vencimos 3-2 al Móstoles en la primera vuelta. Volvió a formar parte de los suplentes sólo dos veces más.

Mención de honor para el extremo Samuel Ceballos(*), orgullo del pueblo de Pinto, que con 16 veranos integró el banquillo en el funesto empate ante el Santa Ana.

(*): Capturas tomadas más de un año “virtual” después.

 

Nuevos juveniles.

No hubo grandes apariciones en la llegada de la nueva hornada. Al ya nombrado Samuel Ceballos podemos sumarle a Juan Manuel(**), pinteño de nacimiento, que tampoco es que fuese una maravilla.

(**): Capturas tomadas más de un año “virtual” después.

 

Resto del mundo del fútbol

C2GVSrT.jpg

Mundo.

Balón de Oro: Lionel Messi (FC Barcelona) - 6º galardón.

 

España.

Liga: Real Madrid (97 puntos).

Copa del Rey: Real Madrid (2-0 al Sevilla en el Estadio de Madrid).

Supercopa: FC Barcelona (derrota 3-1 en la ida y triunfo 2-0 en la vuelta ante el Sevilla).

Ascensos a Primera: Levante, Valladolid, Tenerife.

Descensos a Segunda: Osasuna, Leganés, Sporting.

Ascensos a Segunda: Cultural Leonesa (G. I), Racing (G. I), Hércules (G. III), Atlético Baleares (G. III).

Descensos a Segunda B: Alcorcón, Reus, Mirandés, Sevilla Atlético.

Copa Federación: Real Madrid Castilla (doble triunfo, 1-0 y 1-2, sobre el Barakaldo).

Copa del Rey juvenil: Real Madrid (0-1 contra el Sevilla en Sevilla).

 

Europa.

Champions League: Atlético de Madrid (2-0 frente al Arsenal en Cardiff, Gales).

Europa League: Manchester United (1-0 al Manchester City en Estocolmo, Suecia).

Supercopa de la UEFA: Real Madrid (2-2 y triunfo en los penaltis sobre el Sevilla en Trondheim, Noruega).

UEFA Youth League: Real Madrid (2-0 a la Roma en Nyon, Suiza).

 

Sudamérica.

Superliga Argentina: Boca Juniors.

Copa Libertadores: Atlético Nacional de Colombia (1-1 y 1-0 ante Independiente del Valle de Ecuador).

Copa Sudamericana: Lanús (2-1 y 1-1 contra San Lorenzo de Almagro).

Recopa Sudamericana: River Plate (2-2 y 3-1 frente a Independiente Santa Fe).

Edited by Guido_Rojo
  • Like 3

Share this post


Link to post
Share on other sites

qlG1mi2.png

 

Pinto, Madrid (España). Lunes, 10/07/2017.

nmuF6oY.jpg

Habían pasado ya dos semanas del fatídico partido en Portugalete. Mis quince días de licencia ordinaria se habían extinguido y pocos minutos atrás, cerca de las ocho, había llegado a mi despacho personal dentro de las instalaciones del club, reintegrándome al ejercicio de mis funciones.

Una notificación de WhatsApp en mi teléfono interrumpió el disfrute de mi café con leche de cada mañana. Era un mensaje Alberto Gangutia, joven centrocampista que arribó casi como un futbolista de relleno y terminó siendo una pieza de valía en varios momentos de la temporada; me agradecía por la confianza que le había dado y me anunciaba su partida al Arandina, de Segunda B. Al ser su contrato amateur, sólo pude desearle el mayor de los éxitos.

Un rato más tarde me escribió Héctor Fuentes, fundamental en la segunda vuelta milagrosa: «Me voy al Novelda, míster». Y luego Samuel Amador: «Acabé contrato y no podía rechazar una oferta para jugar en Segunda B».

Alarmado, llamé al teléfono de la oficina de don Pedro Vega. «Vente a mi despacho», me sugirió con amabilidad el vicepresidente todoterreno de la entidad.

TFtg8ay.jpg

La oficina de don Pedro no era mucho más grande que la mía, pero el lío de papeles y carpetas apilados o desperdigados por todos los rincones sumado al olor a tabaco, instaba a uno a tomar distancia. Me saludó con un abrazo sentido y percibí por su fragancia que había desayunado algo con whisky… o whisky a secas.

-Don Pedro, la situación es caótica -sentencié entre la rabia y la resignación.

Don Pedro Vega asintió avergonzado, la mirada enfocada en el suelo.

-Alberto, Héctor, Samu…

-Y hay más… -comentó casi entre dientes, con el temor de un niño que confiesa una maldad.

Mi cara era un poema. Lo dejé continuar.

-Alan Ávila ha enviado un telegrama el viernes que dice que se considera jugador libre por haber expirado su contrato. He hablado con él y me ha dicho que firmará con el Melilla. Es un club de Segunda B, ¿qué podía decirle yo? Y Jaime Turégano

-¿Jaime también? -abrí los ojos bien grandes, decepcionado- Vamos a ver, don Pedro: habíamos acordado sobre los siete futbolistas que quedaban libres, incluido Ismael, que se retiró. Pero esto no entraba en mis planes. Se están yendo todos. Si hasta Sodiq me dijo hace unos días que quiere seguir pero con un contrato amateur, a la espera de una oferta de Segunda B.

De golpe se hizo un silencio de miradas a la nada. Leí en los ojos perdidos de don Pedro su miedo a que yo también abandonara el barco. Y estaba en lo cierto, pero antes jugaría mi última carta.

-Esto se solucionaría poniendo lo que hay que poner para convertirnos en un club profesional, don Pedro.

-Es la tercera vez que me lo pides y la tercera vez que tengo que decirte que no -hizo una sonrisa triste-. No hay un duro, Marco.

-Y lo comprendo, pero entonces no hay nada que yo pueda hacer para que el equipo compita a un nivel decente este año.

Don Pedro soltó un suspiro de tristeza y me clavó sus ojos de condenado antes de transitar el corredor de la muerte.

-Entiendo por tu respuesta que nuestros caminos se separan aquí.

Nos dimos un abrazo de dos amigos de mucho tiempo y retorné a mi morada en shock. Un mes atrás había extendido mi vínculo con el club por un año más, y apenas un rato antes sólo había lugar en mi cabeza para la pretemporada y el rediseño de la plantilla y los esquemas tácticos de cara a la temporada venidera. De no creer. Comprendí que, indudablemente, en el fútbol los contratos estaban hechos para romperse.

 

La mañana siguiente me acerqué al Amelia del Castillo y rubriqué los documentos relacionados con la rescisión de mi vínculo de mutuo acuerdo con el club. Luego presté unas breves declaraciones a la prensa oficial de la entidad y me retiré en medio de la misma quietud que me recibió un año y dos días antes.

Mientras desandaba por última vez la entrañable y solitaria Calle Doña Manolita se me ocurrió darme la vuelta y vislumbrar a lo lejos las gradas del estadio. No pude evitar el nudo rajándome la garganta ni las posteriores lágrimas. Ahí se iba mi primer amor. Dicen que uno nunca lo olvida.

 

Comunicado oficial del club:

UXvoCdl.png

 

yL5lYYz.png

Edited by Guido_Rojo
  • Like 2
  • Sad 2

Share this post


Link to post
Share on other sites

Vaya cambio, en Pinto te echarán de menos.

¿Intenciones de quitarle el sitio al míster del primer equipo si surge la ocasión?

Saludos.

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
El hace 6 horas, mrgneco dijo:

Vaya cambio, en Pinto te echarán de menos.

¿Intenciones de quitarle el sitio al míster del primer equipo si surge la ocasión?

Saludos.

Nuestro protagonista hubiese seguido en Pinto de no ser por ese subcampeonato impensado, que podía abrirle numerosas puertas, y por la poca predisposición de la directiva del club a realizar un esfuerzo económico. Ante la fuga masiva de sus guerreros en la hazaña de la 2016/2017, no tuvo más remedio que dimitir.

Como todo entrenador del segundo equipo de un club, Ricci tendrá la cabeza primero en los suyos; pero no creo que se vaya a afligir demasiado en el caso de que Oltra fuera cesado y a él le tocara subir a dirigir al primer equipo en Segunda, aunque sólo fuese de forma interina.

¡Gracias por pasarte y comentar! ;-)

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.